Carabineros inició "tolerancia cero" al comercio ilegal en el mercado

Con más de 20 incautaciones y dos comerciantes ambulantes ilegales detenidos finalizó la primera ronda fiscalizadora de Carabineros en el marco del plan de "Tolerancia Cero", al comercio ambulante, esta vez centrado en la Plaza Sargento Aldea y su entorno más inmediato.

El mayor José Freire explicó que "este es un procedimiento que si bien se hacía en forma habitual por el personal de la Segunda Comisaría de Carabineros, en adelante se intensificarán conforme a las solicitudes que nos han hecho llegar desde la municipalidad, la Cámara de Comercio y, en especial, los propios comerciantes y feriantes establecidos del sector".

Por tal razón lo que más se incautó fueron vegetales y comestibles de personas que los comercializaban sin permisos municipales ni garantías de salubridad. "Ya incluso el descaro era tal que las personas llegaban con carros de supermercado o hasta con carretillas a vender estos productos, estorbando al peatón, a los vehículos y, obviamente, estableciendo una competencia desleal en desmedro de los feriantes que sí pagan sus permisos", aclaró el comisario.

Fiscalización focalizada en el resto de la ciudad

Para lo que queda del resto de la ciudad, principalmente en calles El Roble, Arauco y 5 de Abril, se realizó una reunión de coordinación el pasado lunes, encabezada por la gobernadora Paola Becker, y en la que hubo representación de Carabineros, la PDI y la Inspección Municipal, "se acordó que nos dividiríamos los sectores para trabajar en forma focalizada", explicó Renán Cabezas, encargado de la Oficina Municipal de Seguridad (Omse).

De esta manera, "habrá más presencia de inspectores municipales en el Paseo Arauco, por El Roble y Carabineros, por ejemplo, tendrá mayor presencia en el mercado, la idea es ir de a poco subsanando el problema que genera el comercio ambulante ilegal", añadió cabezas.

Respecto a los extranjeros, puntualmente con los haitianos a quienes se les ha visto últimamente vendiendo nueces en el mercado, Cabezas comentó que "la gobernación nos va a facilitar los servicios de una persona que hable creolé para que les explique que ellos están infringiendo una normativa municipal, entonces al principio, habrá una suerte de marcha blanca con ellos, porque entendemos que ellos están siendo manipulados por personas que sí saben que lo que están haciendo es ilegal".