Cura Salgado: Gestor de Villa Jesús Niño y de los Scouts San Bartolomé

La vida del sacerdote Osvaldo Salgado (90), investigado  en 2012 ante la justicia civil por estupro, aunque fue sobreseido porque los hechos prescribieron, siempre estuvo ligada a los niños. 

Fue ordenado como sacerdote en 1959. Antes de entrar al seminario participó de grupos scouts en Concepción.

Su primera obra fue la fundación del Grupo de Guía y Scouts de San Bernardo en Chillán Viejo, en 1967.

Llegó a la Catedral de Chillán en la década del 70, de la que fue su rector hasta 2007. Allí surgió su idea de crear la Villa Jesús Niño en 1983, caracterizada por albergar menores de edad de situación vulnerable e insertarlos dentro de una familia. 

“En la época había muchos niños sin hogar en la calle alrededor de la Catedral, y ahí se le ocurrió la idea de hacer algo por esos niños”, recordó Graciela Suárez, fundadora de la Villa junto a Salgado. 

“Jamás vimos ningún tipo de actitud extraña, siempre vimos una absoluta entrega y compromiso con la obra. Siempre estuvo rodeado de jóvenes y niños, pero no supimos nada. Es difícil para nosotros, pero apoyo a las víctimas, cuando hay acciones que no corresponden y deben ser denunciadas, la verdad está por sobre todo”, enfatizó Suárez consultada por LA DISCUSIÓN. 

“Cuando había una actitud extraña en la villa, siempre nos hacía tomar cartas en el asunto”, agregó. 

Salgado consiguió el apoyo de la Fundación Kinderhilfe, de origen alemán, para ayudar a financiar la obra. En el homenaje que se realizó en 2006 a Mónica Hoffeld,  representante de la fundación, Salgado afirmó que “ella es la gran responsable del compromiso de vida que han asumido un pequeño grupo de alemanes, quienes dando muestras de una generosidad infranqueable, desde hace 25 años se la han jugado para que muchos niños y adultos de nuestra tierra, se permitan soñar con un mundo mejor”. 

En 1977 creó el Grupo Guías y Scouts San Bartolomé de Chillán. Salgado también fue capellán del Colegio Padre Hurtado en la décadas del 80 y 90. Aún vive cerca de las dependencias del establecimiento.

Los hechos por los que se le acusan se desarrollaron entre las décadas del 80 y 90. El modus operandi del sacerdote era ganarse la confianza de los acólitos de la Catedral, según afirman cercanos a las víctimas. 

En 2007 el obispo Carlos Pellegrin lo removió de su cargo de rector de la Catedral. El Obispado argumentó en esa ocasión que “por su edad ha pasado al ministerio libre”.

Testigos de una de las posibles víctimas declararon a LA DISCUSIÓN que el año 2007 habían entregado antecedentes a sacerdotes que desestimaron los hechos. Salgado aún no figura en la lista de los sacerdotes sancionados canónicamente, que se publicó hace unas semanas a nivel nacional.