Obispo reveló identidad de sacerdotes involucrados en presuntos abusos

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

El obispo Carlos Pellegrin comunicó este miércoles el inicio de una nueva investigación previa ante una denuncia por presunto abuso sexual contra el sacerdote Luis Ricardo Montenegro, de la parroquia Buen Pastor.

Los hechos habrían ocurrido cuando se desempeñaba como vicario parroquial de San Carlos Borromeo.

“Cuando se trata de una investigación previa, donde no es evidente peligro de menores, el obispo no está obligado a imponer medidas cautelares, pero cuando durante el proceso se descubren antecedentes que pueden involucrar a menores el obispo debe imponerlas, por eso a partir de hoy el padre Ricardo va a estar suspendido del ejercicio del ministerio sacerdotal”, afirmó Pellegrin.

“Una vez que concluya habrá que ver si se trata de antecedentes y causas que pueden ser tratadas a nivel diocesano, pero si involucra a menores eso tiene que ir a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, precisó.

La investigación previa se desarrollará durante 30 días a contar del 23 de julio fecha en que se recibió la denuncia.

Y no fue el único caso donde hubo confirmación de nuevas investigaciones. Testimonios publicados por LA DISCUSIÓN en la pasada edición domingo, sobre tres casos de presuntos abusos que maneja la Comisión Scicluna, develaron que de esos dos de ellos correspondían a un sacerdote rector de la Catedral en las décadas del 80 y 90.

Uno de los casos conocidos por la Comisión corresponde a una víctima fallecida recientemente, quien tenía 11 años en esa época y era acólito de la Catedral de Chillán.

En busca de apoyo, cercanos a la familia de la víctima y sus propios padres comunicaron los hechos a sacerdotes, trabajadores del Obispado, pidiéndole que transmitieran el testimonio para hablar con el obispo Pellegrin en 2007. Incluso un sacerdote no creyó en la verosimilitud de la denuncia.

La segunda víctima también correspondía a un acólito de la Catedral de Chillán, quien denunció por abusos al religioso.

Los hechos se habrían cometido entre fines de los ochenta y principios de lo noventa. Testigos confirmaron que entregaron sus testimonios a la PDI, respecto al modus operandi del sacerdote para acercarse a los jóvenes que apoyaban voluntariamente a la Iglesia, siendo acólitos de la Catedral de Chillán.

Consultado durante este miércoles sobre estos casos por LA DISCUSIÓN, el obispo Pellegrin admitió la veracidad de esos testimonios. Declaró: “yo creo que es algo que les puedo decir, porque ya es público, se trata del padre Osvaldo Salgado Coe”.

El obispo informó, sobre el segundo testimonio, que se enteró “porque la acusación se hizo a la Fiscalía”.

Sobre si tuvo conocimiento del primer caso en 2007, cuando familiares le habrían hecho llegar el testimonio de la otra víctima, afirmó que “no conozco qué personas son, si ellos quieren venir a hablar conmigo que lo hagan”.

De acuerdo al obispo, el sacerdote fue denunciado a la Fiscalía por estupro en 2012 y “los eventuales delitos estarían prescritos según la justicia civil”.

Luego de ser informado por la Fiscalía, Pellegrin sostuvo que instruyó una investigación previa cuyo informe “está en este momento en la Congregación para la Doctrina de la Fe y ahí tenemos que esperar instrucciones”.

La indagación canónica se habría iniciado el 2 de abril de 2012, según el obispo.

“La investigación estableció la verosimilitud de las acusaciones, pero debido a que el proceso civil quedó incluido en el antiguo sistema judicial chileno, él fue sobreseído el 15 de mayo de 2014”, explicó.

El Obispado determinó medidas cautelares para ese caso. “El padre Osvaldo está separado absolutamente del ejercicio del ministerio, desde ese momento él dejó de ejercer y está en una edad de anciano en su casa”.

Pese a las medidas y el conocimiento del caso, Salgado no figura en la lista de sacerdotes sancionados canónicamente que la Iglesia Católica chilena publicó la semana pasada, ya que se está a la espera de lo que determine la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En 2007, coincidentemente, el obispo Pellegrin determinó cambios parroquiales, entre ellos el sacerdote Patricio Fuentes sustituyó a Osvaldo Salgado como rector de la Catedral de Chillán.

Precisamente sería en 2007 el año en que la familia habría comunicado los hechos a sacerdotes y exfuncionarios del Obispado.

“Hubo un sacerdote que dijo que era mejor no ahondar en hechos prescritos para no perjudicar la fama de la Iglesia”, reveló un familiar cercano de la víctima.

La Comisión Scicluna maneja antecedentes de otros acólitos que podrían haber sido víctimas de abusos por parte de Osvaldo Salgado.

El obispo hizo hincapié en que “las denuncias deben hacerse por escrito y firmadas”.

Héctor Bravo

Este martes el Obispado informó, a través de un comunicado que no se podía probar “la certeza moral de la verosimilitud de las denuncias” contra el sacerdote Héctor Bravo, indagado por presunto abuso a un menor por la Fiscalía, por lo que se enviaron los antecedentes a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Un testimonio de una fiel de la parroquia San Juan de Dios, a la que pertenecía la capilla Divino Maestro, donde habrían ocurrido los presuntos hechos, reveló que comunicó al sacerdote Luis Concha, entonces vicario pastoral de la Diócesis, la situación de la víctima y antecedentes del hecho.

“Me dijo que los familiares se lo llevaran por escrito”, afirmó que fueron las palabras del sacerdote.

Al ser consultado Luis Concha sostuvo “no recordar con precisión qué persona me habló”.

“Sin embargo, en mi proceder, siempre se ha recomendado a las personas a que realicen sus denuncias por escrito, dirigidas al obispo o al vicario general”, precisó.

El obispo detalló que “efectivamente el padre Luis no recuerda haber recibido a la persona, y él y la Iglesia tienen como modalidad que toda denuncia tiene que estar escrita y firmada por la persona, así se hacen las denuncias responsables”.  

“Yo no tengo más información que eso, probablemente como él lo dice alguien le haya dicho algo, pero si no lo han formalizado...”, reconoció Pellegrin.

Fiscalía

Carlos Pellegrin confirmó que este martes hizo entrega a la Fiscalía del informe previo de las investigaciones de Renato Toro y Héctor Bravo.

“En los últimos días ha asumido una nueva fiscal, y hemos leído por la prensa su buena disposición para avanzar en esa línea de diálogo”, aseguró Pellegrin.

Sobre las otras dos denuncia contra un sacerdote por presunto abuso sexual que investiga la Fiscalía local, el obispo afirmó que pidió antecedentes a la entidad.

“Yo escuché de las otras dos denuncias y envié cuando supe de una tercera, una solicitud a la Fiscalía, para que al igual como la Iglesia está colaborando nos dieran los antecedentes para tener una investigación previa, ojalá pudiésemos tener acceso, porque queremos colaborar, pero si alguien quiere reservar su denuncia a Fiscalía, no obligamos a nadie a denunciar a la Iglesia”, aclaró.