Obra "La desobediencia de Marte" llega con Reyes y Cantillana

Teatro de calidad a precios accesibles es la apuesta de esta semana del Teatro Municipal de Chillán, que mañana recibe en su escenario a dos grandes actores de la escena nacional. Se trata de Francisco Reyes y Néstor Cantillana, quienes llegan a la ciudad para dar vida a la obra “La desobediencia de Marte”, un montaje dirigido por Álvaro Viguera.

La historia que da vida a esta pieza trata sobre dos grandes genios de la astronomía mundial, Tycho Brahe y Johannes Kepler, quienes se encuentran ebrios compartiendo experiencias e ideas en torno al tema que los mueve y apasiona.

La pieza está ambientada en el año 1600, pero según adelanta la ficha del montaje, la obra hace clara alusión a hechos más actuales. “La obra se presenta como un juego de ficción entre dos hombres, quienes tratan de dilucidar qué es lo que realmente deben estudiar para avanzar en sus investigaciones. En este proceso se verán envueltos en la problemática del lenguaje, en la perfección de las matemáticas y la irregularidad de Dios, en los errores del corazón, en lo que pensamos y creemos saber sin saber explicarlo, y por sobre todo en la fragilidad del vínculo entre dos mentes brillantes”, manifestaron los productores a través de un comunicado.

Más de dos mil personas han visto la obra, tras ser estrenada en el Festival Santiago A Mil. Por estos días el montaje a cargo de estos dos actores de larga trayectoria recorre las regiones del país.

En el caso de Chillán, las entradas para el evento de este martes se adquieren en las boleterías del Teatro Municipal a $5.000, $3.000 y $2.000, según la ubicación.

En tanto, para este viernes a las 19.30 horas se ha programado la presentación del montaje “Lota, las mujeres del carbón”, una obra creada por el Centro de Danza Canal de la Comunidad de Madrid, que cuenta la realidad de los mineros de Lota y sus familias, donde se pretende mostrar una mirada distinta, basada en vivencias reales, del momento del cierre de la mina. La entrada es liberada.