Carabineros busca retomar proyecto de caseta de seguridad del mercado

El mayor José Freire, jefe de la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán, solicitó en la última reunión de Concejo de Seguridad Comunal, la posibilidad de ocupar la olvidada "caseta de seguridad" instalada en la esquina de Isabel Riquelme con calle Arturo Prat, en 2013, como parte de una gestión del entonces gobernador de Ñuble, Eduardo Durán.

Pese a que la caseta, que tuvo un costo de 12 millones de pesos, tenía como propósito el de, precisamente, ser utilizado como una oficina compartida por Carabineros, la PDI y las Inspección Municipal para dar una mayor sensación de seguridad en el sector de la feria tradicional, y además ofrecer un espacio para las policías con computadores habilitados con Internet y un sistema de monitoreo telemático, la idea que se se  enmarcó en el llamado "proyecto Barrio Comercial en Paz", nunca cumplió su propósito, entre otras razones porque el comisario de Carabineros de la época, John Polanco, se negó a destinar parte de su dotación a esos propósitos.

Sin embargo, el comisario actual tiene una mirada diferente. "Nosotros desde el mes de marzo que estamos haciendo las gestiones para poder ocupar este container y hacer de él una extensión de un cuartel policial, habilitarlo como un espacio compartido con la PDI y con los inspectores municipales", dijo.

El jefe de los carabineros chillanejos apuntó que "ese sector es uno de los que más casos de hurtos y robos presenta en el centro de la ciudad, por lo que establecer presencia policial permanente ese sector sería clave para bajar los índices de delitos".

En el concejo la idea fue bien recibida y en el municipio se comprometieron a hacer las gestiones con la gobernación, entidad que instaló la caseta , para facilitar su entrega a las policías y habilitar el container como una oficina que además podría servir para realizar denuncias y otras consultas.