A casi 10 años de vencer la leucemia, chillaneja padece nuevo cáncer

Cuando pensaban que la batalla contra el cáncer había llegado a su fin, nuevamente María Francisca Toledo y su familia deben enfrentarse a un duro diagnóstico.

Un nuevo cáncer está vez a la tiroides afecta a la joven de 18 años y estudiante de Nutrición, quien deberá someterse a nuevos estudios para determinar la etapa de enfermedad .

10 años se cumplirán en octubre desde fue sometida a un trasplante de células madres traídas desde EE.UU. para luchar contra una leucemia linfoblástica aguda. Su caso es emblemático en Chillán, ya que su madre un 20 de agosto solicitó 20 millones de pesos a la Presidenta Michelle Bachelet para costear el procedimiento.

Luego de concretar la operación, la vida de Francisca no estuvo exenta de complicaciones, ya que todos los efectos secundarios advertidos por los médicos, los vivió.

"La Francisca tuvo todas las secuelas y nosotros durante casi los 10 años, podíamos estar salvados, que el cáncer se alejara, pero hoy nos encontramos con la enfermedad que está atacando nuevamente a la Francisca. Nuestro problema es que nos digan que después de sacar la tiroides se someta a quimioterapias, porque ella no puede tener más, casi es inmune al tratamiento", dijo su madre Yovana Fuentealba.

En la actualidad la joven cursa la carrera de Nutrición en la Universidad del Bío Bío, que también la mantuvo en una intensa lucha, ya que debido a estar Isapre tuvo que sortear varios obstáculos para optar a beneficios del Estado que le permitiera financiarla. Dentro de sus sueños está seguir Medicina debido a su ahhelo de adquirir mayores conocimientos.

"Hoy nos encontramos como dije con una pena indescriptible, pero con la mente fría y ha esperar que esta nueva y devastadora noticia la volvamos a ganar. Las ganas están, cansados, desesperados con una niña que ya no se le puede contar algún cuento para que entienda cómo años atrás, que eran los soldados que tenía en su cuerpo los que tenían que luchar ante la magnitud de la enfermedad", expresó Yovana.

El miércoles la joven tendrá que asistir a Santiago para enfrentarse a un nuevo procedimiento en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

"El miedo que tenemos es que la Francisca es intolerante a la anestesia local después que tuvo cáncer, y ahora le van sacar la tiroides y los nódulos que tiene comprometidos y recién ahí le van hacer la biopsia, que nos va a dar la etapa en la cuál está la patología. En enero, el nódulo media 0.7mm , en abril 11.8 mm y ahora en julio 1.2 cm", detalló la mamá.

"Francisca está muy mal no quiero saber nada de hospitales, lo único que quiere es vivir su vida, porque cada 6 meses han sido susto más susto y ahora  a casi 10 años del trasplante el susto se cumplió en realidad", finalizó.