Rechazan baños públicos frente a monumento a O’Higgins

La construcción de baños públicos en la Plaza de Armas de Chillán, en marcha desde inicios de junio por un monto de 74 millones de pesos, no ha estado exento de polémica en vista de las críticas de arquitectos e historiadores locales que en los trabajos hay una artera alteración al principal paseo y lugar de encuentro de la ciudad. 

Ya habían adelantado sus reparos a LA DISCUSIÓN referentes del resguardo del patrimonio y la historia. 

Paul Birke, defensor de los edificios de estilo moderno y autor de la declaratoria del edificio Copelec como Monumento Histórico Nacional en 2007, opinó que, dado la funcionalidad de los servicios higiénicos, no existiría la forma de que estos encajen en el principal punto neurálgico chillanejo y advirtió que, “según la experiencia vivida en otras localidades del país, se corre el riesgo de que la gente termine haciendo sus necesidades fisiológicas alrededor de ese bloque de construcción”.

Más duro en su crítica fue el historiador Juan Ignacio Basterrica  para quien los servicios higiénicos son “verdadero atentado” al legado histórico y a lo que representa el ícono donde se erige el monumento a Bernardo O’Higgins.

En declaraciones publicadas ayer por el diario La Tercera, Bastarrica profundizó su rechazo a la obra.

“La plaza lleva el nombre del Padre de la Patria, por tanto, cada vez que se haga alguna modificación en ella se deben considerar ciertas voces ligadas al tema, como la del Instituto O’Higginiano. Pero a nosotros jamás se nos preguntó”, dijo Basterrica, quien es presidente de la entidad en su filial de Ñuble.

También aseguró que la Plaza de Armas O’Higgins es uno de los espacios públicos más emblemáticos y patrimoniales de la ciudad. “Tienen una armonía y estética propias. Si queremos potenciar el turismo histórico se deben respetar nuestros símbolos patrios. El lugar para los baños fue mal escogido”, agregó al medio nacional.

Zarzar rechaza vínculo a O’Higgins 

Consultado por LA DISCUSIÓN, el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, defendió la construcción de los servicios higiénicos y de paso rechazó la vinculación del prócer a las críticas sobre la obra.

“Lamentamos que se busque conectar la estatua de nuestra principal figura histórica con la construcción de los baños públicos largamente esperados por la comunidad chillaneja, especialmente por los adultos mayores que vienen al centro a hacer trámites y también por los cientos de turistas que a diario visitan la Plaza de Armas “, expresó.

A juicio de la autoridad, Chillán siempre ha respetado su historia y a sus héroes, especialmente, porque constituyen parte de su capital cultural, por lo que descarta alguna falta de respeto hacia la figura del prócer de la patria.