Actividad volcánica atrae a expedición científica

La actividad eruptiva en que se encuentra el Volcán Nevados de Chillán, junto a otros volcanes activos de la zona centro y sur del país, podría generar un impacto en los glaciares aledaños y la población circundante.

Así lo sostiene un grupo de científicos de la Universidad de Magallanes, quienes anunciaron una expedición al cordón volcánico de la cordillera de Ñuble entre el 3 y 11 de agosto, para estudiar los flujos térmicos asociados al comportamiento glaciar, en respuesta a los posibles efectos de la actividad volcánica y al cambio climático.

“Para conocer los flujos térmicos temporales en la masa glaciar se instalarán sensores que permitirán el registro de temperaturas del suelo, hielo y aire por una larga extensión de tiempo, estimamos 1 a 5 años”, explica la chillaneja Irlanda Mora Rosales, ingeniera en Geomática y estudiante de Magíster en Ciencias Antárticas, Mención Glaciología de la Universidad de Magallanes, quien llegará a la zona junto a su compañero de posgrado Alejandro Barrientos, ingeniero civil en Minas y el profesor guía Dr. Pedro Cid, docente del Centro de Investigación GAIA Antártica de la Universidad de Magallanes.

La idea del grupo es que los sensores que serán instalados pasen a ser la prueba de campo para luego llevarlos a la Antártica y apoyar los proyectos  de Postgrado de estos dos alumnos.

El proyecto considera, además, realizar charlas y talleres a la comunidad ñublensina, enfocadas en difundir el conocimiento en el área de la glaciología, volcanismo y los efectos del cambio climático tanto a nivel local como global. 

Esta información, afirma el grupo académico, será imprescindible en la toma de decisiones en cuanto a seguridad ante posibles desastres naturales.
Aunque el grupo ha asumido buena parte de los gastos necesarios, requieren apoyo en costos como traslado, transporte y equipos a utilizar.