Esperan acusación en caso Irma Solís

Luego de tres años de investigación judicial el Ministerio Público de Punta Arenas dio por finalizada la etapa de investigación por el caso de la desaparición de la profesora chillaneja Irma Solís, quien fue declarada extraviada en mayo de 2015 en esa ciudad.

En el proceso que se investigó en términos penales debido a que se presume que de por medio hay homicidio, secuestro y el delito de obstrucción a la justicia, la Fiscalía siempre ha tenido como único sospechoso a quien fuera su novio hasta la fecha de su desaparición, es decir el funcionario de la Armada Eduardo Jara Verdugo.

Sin embargo el imputado,  quien incluso fue formalizado en mayo del 2017, lo que le valió quedar con la medida cautelar de arresto domiciliario nocturno, nunca ha aceptado su participación en ninguno de los hechos que se le atribuyen, pero tampoco ha prestado declaración, valiéndose de su derecho a guardar silencio.

Aún la familia de la profesora de Historia y Geografía no tiene claridad en lo que pueda suceder judicialmente tras el cierre de la investigación, ya que puede haber dos caminos opuestos perfectamente viables.

Mientras la abogada de la Corporación de Asistencia Judicial de Punta Arenas, quien representa como querellante a la familia chillaneja, espera que se le acuse por algunos de los dos delitos por los que Jara Verdugo fue formalizado, es decir, por secuestro u obstrucción a la justicia, la defensa del imputado, representada por el abogado, Marcos Ibacache, plantea que podría ser sobreseído de todo cargo por la falta de pruebas y testimonios que acrediten la participación del marino.

Pese a esto Ibacache dijo al diario “El Pingüino” de Punta Arenas que entienden “lo mediática que ha sido esta causa, seguramente habrá una acusación que enfrentaremos en juicio y demostraremos la inocencia de mi representado ya que según los antecedentes que hay hasta ahora, que se cerró la investigación, no da para ningún tipo de condena”.

La desaparición de Irma

Se presume que la profesora chillaneja desapareció el 2 de mayo de 2015, en Punta Arenas, puesto que esa fue la última vez que tuvo contacto telefónico con su madre, quien junto al resto de su familia, incluyendo a su única hija, viven en la capital de Ñuble.

Para los padres de Irma esto representó un doble golpe, primero por el extravío; y segundo porque conforme comenzaron a averiguar sobre su paradero descubrieron que ella había viajado hacia esa ciudad del sur siguiendo a su pololo, Eduardo Jara Verdugo, y no porque hubiese encontrado un trabajo de docente, como les había estado informando.

La Brigada de Homicidios de la PDI puntarenense descubrió que entre ella y el marino hubo una relación tormentosa y violenta conforme a relatos de testigos, y que ese 2 de mayo habían tenido una pelea de proporciones.

Esto hizo que el uniformado la subiera, con su equipaje,  al vehículo de la víctima para echarla de la casa. En adelante se le perdió el rastro.

Días después su vehículo fue hallado sin huellas en un barrio lejano de la ciudad.