Piden urgente acuerdo para arreglar vías en Las Trancas

Una reunión con el Director Nacional de Vialidad, Walter Brüning, sostuvo el senador Felipe Harboe y la exdelegada para la instalación de la región de Ñuble, Lorena Vera, para exponer y buscar una solución frente al mal estado que presentan caminos secundarios de la región y, en específico, en el sector Las Trancas. La gestión se realiza frente a la necesidad de mejora de dichos caminos que funcionan como vías de evacuación, cruciales ante una eventual emergencia como es una posible erupción del volcán Chillán.

Durante la cita, el director Brüning afirmó que como Dirección de Vialidad solo pueden intervenir en dichas rutas a través de un decreto de emergencia dictado por el Intendente, quien ya reiteró su negativa a hacerlo. A pesar de ello, Brüning indicó que de manera preventiva “vamos a estar atentos con máquinas de la administración directa o globales que estén habitualmente cercanos a estos caminos, de tal manera que podamos actuar rápido si ocurre algo”.

Frente a este escenario, el senador Harboe insistió en la importancia de que el Intendente se ponga de acuerdo con el Director Nacional de Vialidad.  “A nosotros no nos interesa que haya disputa entre los funcionarios, sino que hagan su pega y que no sea una excusa el día de mañana, cuando haya que evacuar, el que los caminos no estén en buenas condiciones”, indicó el parlamentario PPD.

En la misma línea, Lorena Vera destacó el rol que tiene el Intendente para solucionar la problemática.  “Necesitamos la disposición de las autoridades correspondientes para que podamos tener las condiciones necesarias, porque se ha trabajado por mucho tiempo el plan de emergencia y hoy se necesitan resolver situaciones concretas, como es la de los caminos del sector Las Trancas”.

Según denunciaron vecinos, los trabajos de arreglos de caminos debían iniciarse en mayo y hasta la fecha no ha habido avances, lo que se transforma en un peligro latente, dado que estos figuran como una alternativa en caso de eventuales evacuaciones por la actividad del volcán Chillán.