Confesiones de bruja que hizo sahumerio en Municipalidad de Ch. Viejo

La bruja Samantha ha tenido programas de radio y ha asistido a otros alcaldes.

Hubo una época en que Andrés León ostentaba el cargo de Jefe de la Dirección de Obras Comunitarias (Dideco) de la Municipalidad de Chillán Viejo.
Pero además era la confiable mano derecha del alcalde Felipe Aylwin. Y de un día para otro todo se quebró, aparentemente sin explicación lógica de por medio.

Hoy, ambos son parte de los 11 imputados por fraude al Fisco y León el nombre más citado como culpable o responsable de la peor crisis de la historia de ese municipio tanto en sumarios como carpetas fiscales.

Pero antes de que el caso se judicializara, en 2013, cuando las denuncias empezaron a moldearse a nivel de concejo, León renuncia y se va sin despedirse de un alcalde que no lo quería volver a ver desde esa noche en que la “Bruja Samantha” hizo, a petición suya, un sahumerio en el edificio consistorial.

Creer en la historia para nuestro medio no fue sencillo y hubo que empezar a averiguar y encontrar a alguien que quisiera hablar en “on”.

Los off the record, sobraban. Abogados, secretarios, administrativos y concejales lo confirmaron. Aylwin, como ha sido ley en los últimos meses, no contesta los llamados de la prensa.

Solo el abogado perteneciente al Juzgado de Policía Local de esa comuna, Francisco Fuenzalida, quien también está imputado en la causa de fraude por haber firmado documentos que se prestaron para defraudaciones, dijo “yo recuerdo que de un día para otro, en la Municipalidad, especialmente en el tercer piso había un olor a incienso súper fuerte. Pregunté qué era y algunas secretarias me dijeron que habían venido a hacer una limpieza de energía. Una bruja”.

Insiste en haber sido testigo de oídas solamente. “Pero claro, que me pareció insólito y hasta vergonzoso que como municipio se estuviera dando esa imagen, como si las cosas se resolvieran con un Tarot, ahora”.

El dato de la bruja nos lo dio un integrante del Concejo Municipal que nos pidió reserva de identidad. “Lo que pasa es que el alcalde en esos años estaba con una depresión muy fuerte, tal vez por la enfermedad que en entonces no se le detectaba y que hoy lo tiene muy mal. Y él tiene fe en esas cosas”, nos dijo.

Dimos con ella. En Chillán Viejo. Le gusta que la llamen la “Bruja Samantha” como la bautizó el director de la Radio Fantasma en la que participaba.

Fue quien ayudó a buscar el cuerpo del ciudadano franco chileno, Benjamín Bories, asesinado en un crimen pasional, y arrojado al Puente El Ala y, según averiguamos, sus servicios también fueron solicitados por otros alcaldes de Ñuble. Activos e inactivos.

Esa noche, de un mes que nadie recuerda con precisión, pero del 2013, entró al consistorio con sus materiales de bruja. Y cuando llegó a la oficina de Andrés León, casi convulsiona.

“¡Aquí está el mal, aquí está el mal!” gritaba una y otra vez, recuerdan en el municipio.

A la mañana siguiente, cuando León se estaba vistiendo para ir a trabajar al municipio, recibe un llamado de Rosendo Guerra, entonces jefe de gabinete. “Y le dice que por ningún motivo vaya, que el alcalde no lo quería ver más”, explicaron algunos testigos.

Se dice en los pasillos del municipio chillanvejano, que León también gustaba de las artes adivinatorias, especialmente de las cartas. “Entonces esta señora (Samantha) le dijo que era él quien lo tenía embrujado y por eso las cosas andaban tan mal en la Municipalidad, al punto que podría haber perdido la elección”.

Consultado León, a través de su abogado, Giovani Gotelli, el jurista lo desmintió categóricamente.

La Bruja y el León

Samantha nos recibió con gentileza, pero por expresa solicitud suya, la entrevista debía ser cara a cara.

“Cuando me pidieron que encontrara al joven asesinado (Bories) a quien yo no conocía, al principio me negué pero luego accedí. Dibujé un río, unas piedras y una ala grande, pero como no soy de Chillán no sabía qué significaba. Después lo hallaron en el puente El Ala”, dice. 

“A don Felipe lo conocí cuando trabajaba como asistente social en la Municipalidad. En ese tiempo el alcalde era Julio San Martín, y él me lo presentó cuando me llevó a conocer la Municipalidad. Antes que Chillán Viejo fuera comuna, yo había predicho que don Julio iba a ser el alcalde, pero no me creía, solo se reía”, dice.

Asegura que le da pena la situación por la que cruza Aylwin en estos días. “Yo se lo advertí, le dije que había gente que le estaba haciendo daño porque él es una persona muy buena, pero peca de ingenuo y esos son presa fácil para la gente mala”, relata.

Recuerda también que un día se enteró que el alcalde haría un viaje “y visualicé un accidente, así que le dije que no fuera. Afortunadamente me hizo caso y no viajó”.

Samantha solía leer las cartas en el café Taino de Chillán y en ese lugar asegura haber recibido varias veces a Aylwin, a su esposa y unas concejalas que lo acompañaban a verla.

“Ahí le dije que había gente que le estaba entregando cargas negativas y le predije todo lo que le iba a pasar y se cumplió. Lamentablemente cuando me consultó ya era demasiado tarde. En la Municipalidad de Chillán Viejo anda el diablo, salió del suelo en donde hicieron el edificio, pero el que le dio la fuerza fue un brujo que entró a trabajar ahí. Lo conozco y no me gusta”, dice Samantha.

Siempre a través del abogado Gotelli quisimos saber la razón por la que Aylwin y León rompieron relaciones, más allá de la teoría del fraude al Fisco del que el alcalde culpa a su ex Dideco.

“Le pregunté y me dijo que no lo sabe, que fue algo repentino, pero mi representado no se va a referir al caso”, dijo con tono infranqueable, el jurista.
El resto, lo que queda de historia concreta y documentable, lo escribirán las leyes en los juzgados penales y Cortes judiciales de Chillán.