Sacerdote denunciado por abusos ya había sido sancionado en 2012

Pese a estar sancionado por abuso de menores, Toro en 2013 fue el coordinador de la Pastoral Penitenciaria.ig

El obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, reveló este viernes el nombre del segundo caso recepcionado en el mes de junio por abuso sexual en la Diócesis de Chillán, que se agregó al del sacerdote Héctor Bravo, capellán del Colegio Padre Hurtado.

Se trata del sacerdote Renato Toro Medina, quien, según informó el Obispado, fue sancionado por abuso de menores en el año 2012, y cumplió la condena impuesta de prohibición del ejercicio público del ministerio entre los años 2012 y 2015.

A través de un comunicado de prensa el Obispado informó que “en relación a la recepción de una nueva denuncia de abuso sexual dada a conocer por el obispo en conferencia de prensa el jueves 28 de junio, la Diócesis San Bartolomé de Chillán desea informar a la comunidad lo siguiente: El día 24 de junio el Obispado de Chillán recibió una nueva denuncia por abuso sexual de menores en contra del sacerdote Renato Toro Medina. Los hechos habrían ocurrido en los años 1983-1984. Por instrucción del obispo, el 29 de junio se inició una investigación previa para determinar la verosimilitud de estas denuncias, la que se desarrollará con un plazo de 30 días”.

El Obispado agregó que “con el objetivo de garantizar la neutralidad, dicha investigación estará a cargo de un sacerdote que no pertenece a la Diócesis de Chillán”, similar medida a la tomada en la investigación del sacerdote Héctor Bravo Merino.

En el mismo comunicado se expresó que “el obispo de Chillán manifiesta nuevamente su compromiso con el esclarecimiento de la verdad y la justicia, y reitera su llamado a entregar cualquier antecedente en relación a éste u otro caso”.

¿Quiénes son Bravo y Toro?

En diciembre de 2017, 23 menores de cuatro hogares de Ñuble: Teresa Toda de Chillán Viejo; Nuestra Sra. de la Paz de El Carmen; Nuestra Sra. de la Esperanza y de la Casa Ursulina, disfrutaron de una once y de la entrega de obsequios por parte del obispo Carlos Pellegrin en la Casa Tabor. La actividad se realizó para destacar el sentido de la Navidad.

En esa ocasión estuvo presente el equipo de la Pastoral Social del Obispado de Chillán, encabezado por su director, el Pbro. Héctor Bravo, hoy investigado por el propio obispo Carlos Pellegrin.

Horas antes el mismo obispo Carlos Pellegrin compartió en una jornada también con propósito navideño en  la cárcel de Chillán, junto al entonces coordinador de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis, Pbro. Renato Toro, cuyo nombre ayer, se confirmó, está siendo investigado por abuso sexual, y quien fue sancionado en 2012 por abuso de menores.

Años antes, el 27 de agosto de 2013, estando ya sancionado Toro por abuso sexual, de acuerdo a lo revelado ayer por el Obispado, el mismo obispo Carlos Pellegrin compartió con Toro, visitando a los internos del centro penitenciario masculino, y presidió la bendición de una nueva capilla, como parte de la última actividad que el pastor diocesano desarrolló durante el Mes de la Solidaridad.

En ese oportunidad, junto a Toro y Pellegrin participó el sacerdote Jaime Villegas, el mismo que el en juicio oral por el asesinato del religioso Cristian Fernández Fletá se declaró homosexual.

Era el capellán de la cárcel de Chillán, y debió declarar en el juicio jurando “decir la verdad y nada más que la verdad”. Ante eso se vio obligado a declarar su homosexualidad y que solía relacionarse con reos que andaban de capa caída, incluso dentro de la cárcel. A varios de ellos prometió ayudar cuando salieran, pero la ayuda era llevarlos a la casa de Fernández en calle Huambalí.Dijo que con las cervezas “perdía los quilates y la conversación pasaba a los besos”.

Renato Toro Medina el año 2006 fue director del Instituto de Catequesis de Chillán. Nació en San Nicolás el 16 de junio de 1954 y fue ordenado en la Iglesia Catedral de Chillán, el 10 de octubre del año 1981, por el obispo de entonces, monseñor Francisco José Cox, también acusado de abuso sexual en Chillán y La Serena, y separado por la Iglesia el año 2002, quien hoy viviría en un monasterio en Alemania.