Salas modulares excedieron tiempo de operación

Ocho años han pasado ya del terremoto del 27 F y los alumnos del Liceo de Yungay continúan estudiando en salas modulares habilitadas provisoriamente. 

El caso se repite en comunas como Chillán, con el Liceo Industrial y en al menos otras cuatro comunas en toda la región del Bío Bío. 

Y pese al tiempo transcurrido, dos gobiernos pasaron sin concretar ningún proyecto para avanzar en la construcción de nuevas salas de clases que pongan fin a la “eternización” de las soluciones provisorias, en extrema frías en invierno y en extremo calurosas durante los meses cálidos. 

La situación de este tipo de establecimientos fue analizada ante la Comisión de Educación del Consejo Regional (Core), por el seremi de Educación, Fernando Peña, quien dio cuenta de la situación de los 19 establecimientos modulares que operan en el Bío Bío desde el terremoto de 2010.

El titular del Mineduc en la zona indicó que la situación de los establecimientos es diversa, puesto que en comunas como Yungay, Laja, Los Ángeles, Chillán, Talcahuano y Tomé, donde hay una alta concentración de matrícula, se justifica una solución definitiva, mientras que en otras más pequeñas, de carácter rural, se evalúa la forma de mejorar la infraestructura que ya existe.

Peña recalcó que estos levantamientos post 27F “no debiesen estar en pie más de cinco o seis años”, por lo que ya tendrían que estar en curso iniciativas de mejoras concretas, afirmó  el seremi en declaraciones a Diario Concepción.

Sin embargo, la autoridad señaló que “hubo la intención de levantar algunos perfiles, pero a la fecha, de estos 19 proyectos, hay solo uno, en Penco, que tiene un cierto avance en el circuito de financiamiento que se necesita para que se logre la inversión definitiva. Todo el resto de las escuelas han tenido solo postulaciones de perfiles que no se han seguido tramitando y que tienen que comenzar desde cero”.