Japoneses le dan un café amargo a Colombia en el debut

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: AGENCIA UNO

Las presentaciones de las selecciones sudamericanas no han sido muy alentadoras. Ni Argentina ni Brasil exhibieron sus pergaminos en los respectivos partidos en que debutaron. Perú sucumbió ante Dinamarca, Uruguay venció a Egipto con ciertas dificultades, y ayer el café para los colombianos no fue lo dulce que esperaban. 

Con estos resultados y salvo los uruguayos que enfrentarán a Arabia Saudita, los elencos sudamericanos tendrán duros desafíos para la segunda fecha de la fase de grupos, considerando que Colombia se medirá con Polonia, Argentina frente a Croacia, Perú contra Francia y Brasil ante Costa Rica.

Este martes, Japón se impuso sorpresivamente por 2-1 a Colombia y dio una nueva sorpresa en el Mundial FIFA 2018 de Rusia. 

La escuadra colombiana, favorita para adjudicarse el  Grupo H, jugó casi todo el partido con un hombre menos por la expulsión de Carlos Sánchez a los tres minutos de juego tras una mano en el área. 

Un grueso error que a la postre le costaría caro al cuadro cafetero. Una falta innecesaria que buscó evitar el inminente gol nipón, pero que de haberse concretado, era eso, la apertura de la cuenta, y no Colombia con uno menos en su oncena.

El japonés Kagawa transformó la pena máxima en gol y abrió el marcador para el conjunto nipón. 

No obstante, a pesar de contar con un hombre menos, los colombianos tomaron la manija del partido, levantando el rendimiento e incluso superando durante gran parte de los primeros 45 minutos  al representantivo del Sol Naciente.
 

Cerca del final de la primera fracción, Juan Quintero empató para Colombia al sorprender al portero japonés, Kawashima, con el lanzamiento de una falta por debajo de la barrera.

Un escenario que cambió en la segunda parte. Tras la reanudación, y a pesar de la entrada de James Rodríguez, que no ingresó como titular, Colombia sintió el cansancio y Japón perdió el miedo, convirtiéndose en la clara dominadora del encuentro y asediando la portería de Ospina, que comenzó a convertirse en figura. 

El portero colombiano lo paró casi todo, pero nada pudo hacer ante el remate de Osako a la salida de un córner en el minuto 72. 

Desde entonces, Colombia intentó, con más corazón que cabeza, acercarse a la portería japonesa, aunque no inquietó ni generó real peligro en la portería nipona. Un café amargo para Colombia en el debut.