Ñuble: Proceso de búsqueda del nuevo fiscal regional local

Tras una terna escogida por la Corte de Apelaciones, la elección final la hará Jorge Abbott.

Cuando comenzaron los primeros fiscales de Chile a aparecer en escena en el año 2003, quienes ostentaban ese cargo recientemente creado por la llamada “Reforma Procesal Penal” sabían que era dueños de un enorme poder y de una gran responsabilidad.

En esa época policías y abogados defensores recuerdan que algunos exigían ser llamados “señor fiscal” y que incluso pidieron tener un escritorio que estuviera a la misma altura del estrado del juez, dentro de las salas de audiencia en los Juzgados de Garantía y tribunales orales del país.

Mientras que esto último se les negó, eso de “señor fiscal” fue quedando paulatinamente atrás.

Hoy, que se está solo a días de que se conozca el nombre de quien será el primer fiscal regional de Ñuble, los aires parecen haber cambiado al interior del Ministerio Público, y ya los fiscales están más cercanos a la comunidad, participan de actividades ciudadanas y acceder a ellos a través en sus oficinas o en los mismos pasillos de algún tribunal es más fácil.

Considerando que desde solo algunos años las encuestas sobre percepción de seguridad la comisión de delitos perfila el tipo de delincuentes en cada zona del país, es que Ñuble fue adquiriendo su propia idiosincrasia criminal, tipología de víctima y contexto de los delitos. Y los fiscales y defensores han debido adaptarse a ello.

Por tal razón algunos de los principales actores del acontecer judicial de Ñuble aseguran que preferirían que el próximo fiscal fuera alguien conocedor de la zona y su identidad.

Para la delegada de Justicia en Ñuble, Jacqueline Guíñez, “lo que espero del próximo fiscal no es solo que sea alguien que destaque por sus conocimientos técnicos, sino que sea alguien que sepa escuchar no solo a las víctimas, sino a las policías, a los defensores e imputados, que entienda que no es un querellante. De esa manera se garantiza un procedimiento más objetivo”.

Para la abogada y ex alcaldesa de Pemuco, “el fiscal debería ser de la Región de Ñuble y tener una mirada de región, porque  finalmente será un actor relevante de esta zona a la que esperamos que se integre activamente”.

En esa misma línea el abogado penalista y ex presidente del Colegio de Abogados de Chillán, Carlos Astorga, dice que “es importante que sea alguien con quien se pueda dialogar, que tenga sensibilidad con el entorno, que no se aliene de la comunidad”.

Además pide que “sepa que es hora de perseguir los delitos tributarios, esos de cuello y corbata, con el mismo celo que hasta el momento solo se ve en los delitos comunes”.

Para Juan Pablo Ortega, jefe de la Corporación de Asistencia Judicial, “es importante que nuestro fiscal sea de la zona, porque Ñuble tiene particularidades muy específicas. No basta con estar técnicamente bien preparado, recordemos que no es lo mismo investigar interactuando con personas de sectores rurales, como muchos sectores de Ñuble, que en ciudades grandes como Santiago, Concepción o Viña del Mar”.

Visión sobre seguridad

Jacqueline Guíñez, como delegada del Ministerio de Justicia, invitó a quien sea el próximo fiscal de Ñuble a que “pueda conversar sobre políticas públicas y sobre su visión  sobre leyes penales con quien se nombre seremi de Justicia, ya que un fiscal tiene una visión muy específica en materia de seguridad, pero por la estructura jerárquica en la que están inmersos, rara vez los escuchamos dando sus opiniones al respecto.

El abogado penalista Rodrigo Vera Lama, exfiscal militar, plantea que “todos los postulantes ya han tenido cargos dentro de la fiscalía, por lo que conocen el sistema por dentro; también conocen el entorno judicial y criminal de Ñuble, por lo que es casi imposible pedir un perfil específico que vaya más allá de eso, ya que ellos casi no podrán hacer cambios por ser parte de una estructura nacional y casi no deliberante, como Carabineros o el Ejército”.

Esta semana se cierra el plazo para las postulaciones y los posibles candidatos son el actual jefe de la Fiscalía Regional del Bío Bío, Julio Contardo; el fiscal jefe de Chillán, Pablo Fritz; el asesor judicial de la Fiscalía Bío Bío, Mauricio Lártiga; y los fiscales adjuntos de Chillán Álvaro Serrano (exjefe de la fiscalía de Yumbel) y Mauricio Mieres, especialista en delitos de orden tributarios.