Llaman a cuidar árboles por estacionamientos bajo tierra en Chillán

La Plaza de Armas posee un patrimonio arbóreo imposible de sustituir, que debe ser resguardado de grandes intervenciones. El municipio pretende generar un gran proyecto de mejoramiento en el sector.

Una serie de estudios y medidas de mitigación deberían ser ejecutadas en el sector de la Plaza de Armas de Chillán en la medida que prospere la construcción de estacionamientos subterráneos en esa zona de la ciudad.

El alcalde Sergio Zarzar anunció que persistirá en el proyecto, considerando la gran cantidad de vehículos que se han sumado a las calles de la urbe, las cuales según su visión están colapsadas.

A su vez, la gran cantidad de móviles presionan por estacionamientos, los cuales se tornan escasos. Esto lleva a que bandejones y veredas hayan sido ocupadas por vehículos particulares.

Uno de los temores que han surgido luego de que se conociera la posibilidad que en el corto plazo la Plaza de Armas sea intervenida para construir el edificio soterrado es que los añosos árboles del principal paseo cívico de la ciudad sufran daños irreparables.

Incluso, dependiendo de la cantidad de aparcaderos bajo tierra, algunos piensan que la plaza tal como la conocemos en la actualidad sufriría modificaciones radicales perdiendo su masa forestal que la hace característica.

El ingeniero forestal Jorge Rodríguez Guzmán plantea que el proyecto municipal tiene que ser capaz de cautelar el patrimonio arbóreo que existe en el lugar y que ha tardado decenas de años en desarrollarse.

El especialista recalca que es fundamental conocer la planificación municipal para el desarrollo de la iniciativa y sobre todo el lugar que pretende ser intervenido. Esto porque hay sectores que carecen de árboles, como el aledaño al odeón y la explanada de la Gobernación.

El tema, remarca, es que al construir los estacionamientos se tomen las precauciones necesarias y sean adoptadas medidas de mitigación por parte de los ingenieros.

Sostiene que el eventual proyecto municipal deberá ser desarrollado por especialistas de diversas áreas como la ingeniería, la arquitectura, el urbanismo, el paisajismo y otros.

El ingeniero forestal expone que como ciudadano “entiendo que quizá se vaya a cargar mucho a la plaza y probablemente la plaza no sea el mejor lugar para un proyecto de este tipo”.

“¿Para qué se van a construir estacionamientos en la plaza, para decirles a las personas que sigan viniendo al centro? No será mejor desincentivar el uso del automóvil potenciando el transporte colectivo”, se pregunta el ingeniero.

En todo caso, el profesional remarca que si el cajón de concreto subterráneo fuera instalado en la zona vegetal inevitablemente los árboles sufrirán severos daños.

“Se calcula que lo que hay hacia arriba en la superficie en cuanto a masa, es similar a lo que hay hacia abajo, donde encontramos raíces pivotantes muy largas que le dan sustento a la planta y numerosas raíces secundarias”.

Riesgo de colapso

El ingeniero forestal Juan Pablo López advierte que probablemente los árboles de la Plaza de Armas carezcan de raíces pivotantes de gran longitud que la anclan fuertemente al suelo, pues tienen a su disposición suficientes cantidades de agua para subsistir y no tienen necesidad de profundizar mucho sus raíces. Incluso las secundarias relacionadas con la absorción de nutrientes pueden ser más superficiales.

En estas condiciones, si se realizaran intervenciones en el sector podrían existir riesgos de que los árboles pudieran colapsar o sufran estrés que los dañe y los deje propensos a enfermedades.

Para López, al igual que para Rodríguez, la mejor opción es diseñar un estacionamiento subterráneo en la zona norte de la plaza y en la explanada de la Gobernación ocupando obviamente espacios bajo la Avenida Libertad.

Se espera que durante las próximas semanas el alcalde y su equipo definan  las bases de licitación de un proyecto al que la autoridad le dio prioridad y que pretende ejecutar en el mediano plazo.