Solo tres planes de desarrollo económico cumplió el Pladeco

La Municipalidad pretende reubicar a los comerciantes ambulantes en el patio de 5 de Abril de la plazoleta del Mercado. $320 millones se invirtió en techar el patio Prat, lo que será replicado en I. Riquelme.

Una de las mayores debilidades del municipio chillanejo corresponde al desarrollo económico y productivo, donde el gobierno local no ha podido generar mecanismos que favorezcan a los productores asentados en la comuna.

Un dato contenido en el diagnóstico del Pladeco 2011-2015 y expuesto por la Universidad del Bío-Bío puede graficar la baja actividad del municipio chillanejo en este ámbito: de un total de 11 iniciativas planteadas para ese período, solo tres fueron ejecutadas, mientras que seis, que corresponden al 54%, sencillamente no fueron realizadas. Dos están en desarrollo.

El tema fue abordado durante una reunión de Comisión Hacienda del Concejo Municipal, la que tuvo como objetivo analizar la necesidad de crear un gran Departamento de Desarrollo Económico Local, similar al que existe en grandes ciudades del país.

El concejal Patricio Huepe (DC), quien preside la comisión, planteó que la Municipalidad tiene que ser capaz de aglutinar esfuerzos propios y del mundo privado para generar instrumentos que impulsen la generación de riqueza.

Huepe sostiene que en Peñalolén y otras urbes del país es posible verificar el funcionamiento de departamentos de Desarrollo Económico Local,  que son capaces de apalancar recursos, capacitar y generar redes con empresas y universidades, algo en lo que está en deuda el municipio.

En el informe de la Universidad del Bío-Bío sobre el Pladeco existente y que será reemplazado se muestra que “se hace necesario plantear la falta de un organismo que pueda interpretar los objetivos básicos del desarrollo económico local para Chillán, más aún cuando se convertirá en capital de región”. 

Si bien existen muchas actividades en marcha en ese ámbito, se destaca que “todas aquellas iniciativas, que resultaron ser atractivas e interesantes, deben continuar y fortalecerse a través de un gestionador eficaz, eficiente y coordinador”.

El diagnóstico es claro: en una ciudad con altos índices de desempleo, se requiere un ente que promueva el emprendimiento, la generación de empleo y robustecer el capital social con una pertinente capacitación de la mano de obra.

El problema se complica en la ciudad, pues aparentemente la mayor parte de los recursos financieros que administran instituciones como la Corfo, Sercotec, Sence, Indap y otros organismos no han privilegiado precisamente a Ñuble y la focalización de las inversiones no siempre se ajustan al interés comunal de Chillán. 

En estas condiciones, apunta el concejal Camilo Benavente,  la Municipalidad tiene el deber de potenciar una unidad que se dedique de manera exclusiva a establecer puentes de unión entre productores , entidades estatales, universidades y centros de investigación.

Correcciones

El edil del PPD destaca que la Universidad del Bío-Bío detectó falencias importantes en la ciudad que deben ser corregidas en el próximo Pladeco.

Benavente agrega que en el actual Pladeco en análisis faltó una mirada “temática exclusiva del tema, donde pudieran opinar empresarios y personas del mundo económico”.

Como ejemplo, agrega que la Municipalidad tiene en lo inmediato que emprender acciones para terminar con deudas pendientes como la construcción de la techumbre del patio de 5 de Abril y hacia donde serán trasladados comerciantes ambulantes, quienes tienen que ser atendidos en el marco de políticas de desarrollo local.

El tema se ha entrampado, se plantea en el Pladeco “por la definición del lugar de reubicación, el que no ha sido del gusto de los ambulantes y al obligarlos a instalarse en lugares aptos por criterio municipal estos no son acatados por los ambulantes volviendo siempre al lugar de costumbre”. 

Otros tema que podría ser reevaluado es establecer un Fondo de Emprendimiento Municipal dirigido a quienes no califican para ser beneficiarios de otros programas. Se creó la primera versión el año 2015 con la cantidad de 20 beneficiarios, pero no se continuó con la iniciativa por estar cuestionada por Contraloría.