Yungay: Campaña rescata árbol declarado en extinción en Ñuble

Vecinos de Santa Lucía Bajo participan activamente en el rescate del Guindo Santo. 5 metros de altura llega a crecer el Guindo Santo.  El Guindo Santo figura en el escudo de Santa Lucía Bajo, por ser único en la zona.

La comunidad de Santa Lucía Bajo, en el sector cordillerano de Yungay, considera como un símbolo de la localidad al Guindo Santo, un árbol nativo y único en este sector, que se encuentra en extinción en el resto de Ñuble. 

Por tal motivo, se organizaron para levantar una campaña de reforestación y conservación de esta especie arbórea, con el fin que vuelva a proliferar en esta zona rodeada por flora y bosque autóctono en la comuna yungayina. 

La iniciativa es encabezada  por la empresa Aaktei Energía SpA en conjunto con la junta vecinal de Santa Lucía Bajo y en el marco del Plan de Desarrollo Turístico (Pladetur) de la  Municipalidad de Yungay. 

El proyecto estableció la recolección y posterior entrega a la comunidad del material vegetativo para su oportuna conservación y reproducción. La campaña entregará en total más de tres mil ejemplares de Guindo Santo, de los cuales 2.500 servirán tanto para la reforestación como para el enriquecimiento del sector, que se realizará inicialmente en el predio La Meseta.

El proceso de reforestación se llevará a cabo en el Fundo Las Lagunas, durante la temporada de invierno.

Especie endémica

De acuerdo al sitio Foresta Nativa, elaborado por la Universidad de Concepción, el Guindo Santo es una especie endémica de Chile, monoica, arbórea o arbustiva en algunos casos. Posee hojas caducas, compuestas con nervadura marcada por el envés. Presenta vistosas flores blancas hermafroditas. Puede alcanzar diámetros fustales de hasta 25 centímetros y 5 metros de altura. 

Se distribuye en poblaciones discretas, exclusivamente en la Cordillera de los Andes, entre la Provincia de Linares (VII Región), y Tolhuaca en la Provincia de Malleco (IX Región). Altitudinalmente se distribuye entre los 200 y 1.500 metros sobre el nivel del mar, siendo más abundante alrededor de los 700 msnm.

Se desarrolla sobre suelos cercanos a cursos de agua y quebradas húmedas, sin embargo, también es posible encontrarlo creciendo en condiciones xerofíticas sobre suelos derivados de cenizas volcánicas poco desarrollados, en el límite altitudinal del bosque.

Se le encuentra creciendo asociado a los Tipos Forestales Ciprés de la Cordillera, Roble-Hualo y Roble-Raulí-Coigüe.