Ñublense: búsqueda incesante de refuerzos rojos

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia UNO

19 años tiene Thomas Galdames, que arribaría hoy a Chillán y que cumpliría con el perfil que busca Astorga. 

“Desconozco si ya contrataron”. Con esas escuetas palabras el gerente técnico de Unión Española, Fernando Díaz, se refirió a la incorporación a Ñublense del lateral izquierdo hispano Thomas Galdames. 

Trascendió que el hijo de 19 años del exseleccionado nacional, Pablo Galdames, arribaría hoy a Chillán para sumarse a los entrenamientos de cara a lo que será la segunda rueda del Campeonato Loto de Primera B, en el cual el cuadro chillanejo, por plantilla, a lo menos, tendría que jugar la liguilla para pelear un cupo en el ascenso. 

Galdames cumple con las expectativas del adiestrador Emiliano Astorga. Tiene roce. Participó de una gira a Inglaterra y Sudáfrica de la selección nacional sub 17, y aunque no jugó el Mundial de esa categoría que se disputó en Chile en 2015, el “stopper” integra el plantel de los hispanos que dirige Martín Palermo. 

Astorga ya descartó a Tapia y Desfadur para asumir el cumplimiento de los 926 minutos de un juvenil en cancha que le resta ejecutar a la escuadra chillaneja, y aunque puede que vuelvan a sumar minutaje el segundo semestre, el sub 20 sí o sí provendrá de otro equipo. ¿Llega? Es inminente la confirmación de que Galdames arriba hoy a la capital de Ñuble. 

A ello se suma que en los próximos días el volante creativo Federico Mateos llegará a Chillán para finiquitar los asuntos contractuales e integrar el plantel ñublensino. 

Las pretensiones comunicadas por Astorga a la dirigencia es además sumar otro atacante. Ello, a pesar de contar con el tridente ofensivo de Varas, Jiménez y Silva. 

El objetivo es que el equipo no vea debilitada su faceta ofensiva -en alza en las últimas semanas- en caso de que uno de los delanteros se lesione. 
Ayer se especuló que el ariete Ignacio Ibáñez podía retornar al Nelson Oyarzún desde Viña del Mar, lo que habría sido descartado de plano por la regencia. Ibáñez emigró a Everton a inicios de este año como uno de los juveniles con mayor proyección. Fue en condición de préstamo y con opción de compra, la que no se ha concretado por parte del elenco de la Quinta Región. Otra de las opciones es que uno de los argentinos, Prieto o Arrúa, emigren en busca de titularidad, y se abra un cupo para que el tercer refuerzo provenga del extranjero. 

En los próximos días todo debería quedar zanjado, con Copa Chile en el horizonte, y ante un “Cacique” que buscará la revancha con titulares.