Comienza el análisis del presupuesto para la capital regional

Durante este mes serán analizados los ingresos del presupuesto 2018.

Durante este mes, el gobierno comunal comenzará a visualizar el Presupuesto municipal para el año 2019, que tiene un sello gravitante en la historia local al ser el primero de la urbe como capital regional.

Un hecho como éste no debe pasar inadvertido para las autoridades locales quienes probablemente incluirán o pretenderán realizar cambios en la manera en que se manejan las partidas presupuestarias.

En lo inmediato, uno de los imperativos en el manejo del actual presupuesto, señala el presidente de la Comisión Hacienda del Concejo Municipal, Patricio Huepe, es analizar durante el mes de junio el flujo de ingresos que han llegado efectivamente a las arcas municipales.

Posteriormente, en el mes de julio, el foco estará puesto en observar la marcha de los gastos municipales y poder predecir cuál puede ser el saldo inicial de caja de 2019.

Posteriormente, durante agosto, comenzaría la gestión para delinear la caja que tendrá el municipio chillanejo luego de que sea declarada capital regional en septiembre próximo.

Uno de los temas que comienzan a ser visualizados es la necesidad que la Corporación incremente sus ingresos de una manera mayor a lo que ha venido ocurriendo en los últimos años.

Desde esta perspectiva, concejales pedirán al municipio que explique las fórmulas que se pueden implementar para que la entidad edilicia tenga a disposición un presupuesto más vigoroso para el 2019 con el fin de satisfacer crecientes necesidades.

En lo inmediato, se entiende que el marco presupuestario del año venidero crecerá hasta superar los $33.000 millones considerando que cada año se suman alzas del orden de los $2.000 o $3.000 millones. 

Por ejemplo, para este año, se cuentan con aproximadamente $30.811.867.000, $3.326 millones más que los recursos con los que la casa consistorial administró la temporada 2017. A esa cifra, se sumaron de manera extraordinaria unos $7.900 millones por saldo inicial de caja (remanentes del 2017).

El presupuesto vigente se vio reforzado gracias a los mayores ingresos provenientes del Impuesto Territorial, las Patentes Municipales, Permisos de Circulación, Cobranzas y el Fondo Común Municipal (FCM), entre otros ítemes.

Para el próximo año, se espera que la Municipalidad sea capaz de allegar fondos adicionales a través de un mejoramiento de la fiscalización o incremento en pagos de derechos como el de la basura domiciliaria. En tanto, solo para el 2020 tendría cuantiosos recursos provenientes del Casino de Juegos de Marina del Sol.

Proyectos 
El director del Centro de Estudios de la Realidad Regional, Renato Segura, planteó que la Municipalidad chillaneja, además de sumar dinero a sus arcas, tiene el deber de multiplicar los proyectos municipales que requieren fondos externos.

Para lograr esto, agrega el experto, necesita un Departamento de Planificación comunal muy activo que sea capaz de generar proyectos de envergadura.

En la actualidad, Secpla maneja 382 proyectos que son de responsabilidad propia o en conjunto con entidades estatales, por un monto de $100 mil millones.

De ese total, 123 corresponden a planes del ámbito de infraestructura vial, donde destaca por ejemplo uno del Minvu y del Ministerio de Transportes, pero con apoyo municipal, como es el diseño de tres proyectos del Plan Maestro de Transportes que terminaron esa etapa.

Además, existen 36 del área de infraestructura sanitaria; 78 de infraestructura social; 109 de índole comunal y 36 de planificación urbana.

Dentro de esa cartera de proyectos municipales existen 154 que están en fase de formulación, las cuales deben ser concluidas en el corto plazo, específicamente el 30 de junio.

Si se concretan todas o parte de esas iniciativas la Municipalidad podría tener a su disposición fondos extras para ejecutar muchas obras e indirectamente incrementar los recursos que serán invertidos en la urbe.

El concejal Patricio Huepe cree igualmente que el reforzamiento de Secpla con más profesionales es fundamental para que la ciudad disponga de dinero adicional para proyectos.

El edil de la Democracia Cristiana, sostiene que Chillán no puede satisfacerse con los recursos que administra, sino que debe sumar fondos desde diversas fuentes.

“Chillán tiene un rol clave en la región y para eso necesita generar proyectos y además buscar fórmulas para ejecutar más obras con recursos propios” destaca.

Gasto en educación
Huepe, viajó recientemente a Osorno con la finalidad de conocer la manera en que trabaja el gobierno comunal y verificar la cantidad de fondos que posee esa ciudad para proyectos propios que es mucho mayor que la que administra Chillán.

Una de las razones para ello, sostiene, es que la sureña ciudad no transfiere de su presupuesto dinero para financiar la educación municipal, la que parece sustentarse por sí misma.

Una experiencia similar parece difícil de replicar en la capital de Ñuble, al menos mientras las escuelas y liceos sigan siendo administrados por el gobierno local.

Pero en el corto plazo cuando el control de los establecimientos municipales sea asumido por el Ministerio de Educación, se liberarán al menos $3.000 millones cada año.

Además, si el Ministerio de Salud incrementara el per cápita por paciente y financiara la salud primaria municipal completamente, otros $2.500 millones podrían ir a obras propias.

Concejales señalan que la Municipalidad debiera realizar ajustes internos con el fin de liberar fondos en la medida de lo posible para el 2019.

Camilo Benavente sostiene que el municipio local tiene como prioridad dar un salto en la calidad de procesos internos con el fin de optimizar sus recursos.

Adicionalmente, remarca, para el 2019 tendría que ser capaz de generar un presupuesto más participativo, lo que se expresaría en que más fondos municipales sean decididos por la comunidad. 

En la actualidad, de los más de $33.000 millones, la comunidad solo tiene capacidad de decidir sobre poco más de 150 millones que constituye el Fondo de Desarrollo Vecinal, Fondeve.

Benavente, cree que la ciudad que tiene un presupuesto holgado perfectamente puede disponer unos $1.500 millones al año para el Fondeve o para obras definidas por los vecinos.