UdeC desarrollará protocolos para enfrentar acoso y abusos

Desde hace días, varias facultades y el Campus Chillán se encuentran en toma.

En las últimas semanas, las demandas feministas, y específicamente, las de las estudiantes universitarias han puesto en la discusión pública temas no resueltos por la sociedad chilena, relacionados con la necesidad de abordar los desafíos asociados a la equidad de género, acoso sexual y discriminación en razón de sexo, género u orientación sexual. 

Estas movilizaciones han adquirido una gran relevancia en el debate público nacional e internacional, en general; y han provocado paralizaciones, ocupaciones de edificios y demandas estudiantiles en varias instituciones universitarias, entre ellas, el Campus Chillán de la Universidad de Concepción.

Es por ello que la recientemente asumida Rectoría del plantel, encabezada por Carlos Saavedra Rubilar, dio a conocer ayer una serie de medidas para enfrentar este nuevo contexto, y de paso, asumir la responsabilidad como institución de educación superior, en torno a las demandas planteadas.

“La Universidad de Concepción también se encuentra involucrada en este desafío histórico. Como comprendemos y compartimos los objetivos del movimiento, pensamos que las demandas expresadas por las mujeres estudiantes movilizadas muestran la necesidad de alcanzar avances mayores en estas materias y constituyen una oportunidad que puede permitirnos transitar paulatinamente hacia una efectiva igualdad de derechos entre mujeres y hombres”, sostuvo el rector, Carlos Saavedra, quien enfatizó en “la imperiosa necesidad de que actos de acoso y maltrato sexual dejen de ocurrir en los espacios de la Universidad de Concepción. Solo así, el ‘no más’, el ‘yo te creo’, el ‘no es no’, que compartimos, declarados por nuestras estudiantes y respaldados por funcionarias y académicas de nuestra casa de estudios; serán enfrentados con la seriedad y la consecuencia que se requiere”, asumió.

La autoridad universitaria reconoció, además, que hasta el momento, “no ha habido una preocupación efectiva por las víctimas, como debería corresponderle a una institución que vela y protege el bienestar de sus estudiantes y de sus funcionarias y funcionarios”.

Desafíos a corto y mediano plazo

Si bien la UdeC creó recientemente una Dirección de Equidad de Género y Diversidad, el rector Saavedra reconoció que aún existen múltiples tareas no realizadas. 

“En particular, la ausencia de protocolos para la prevención, investigación, sanción y reparación de acoso sexual, violencia de género y discriminación en razón de sexo, género u orientación sexual; y también las medidas que permitan la incorporación de la perspectiva de género y que ésta se evidencie en el desarrollo de una educación y cultura no sexista en nuestra comunidad universitaria”, admitió.

Por otra parte, en la línea de transparentar los procesos de investigación internos relacionados con los desafíos en equidad de género y diversidad, en la actualidad se registran seis procesos al interior de la casa de estudios por diferentes denuncias referidas a situaciones de acoso y abuso sexual en diferentes etapas.

Ante ello, la Rectoría de la UdeC se comprometió a acelerar los dos procesos con plazos vencidos y dar cuenta pública del resultado obtenido en dicha gestión en un plazo no superior a dos semanas; en tanto los otros cuatro procesos se encuentran en etapa indagatoria.

En relación a los pasos que se darán en el corto plazo, la Dirección de Equidad de Género se abocará a desarrollar, en conjunto con todos los estamentos de la universidad, mecanismos institucionales efectivos y oportunos, a fin de enfrentar demandas de acoso o abuso sexual y/o laboral, todos los cuales incluirán un protocolo de acción y seguimiento ante eventuales hechos de este tipo.

La misma Dirección de Equidad de Género y Discriminación se encargará también de realizar una propuesta a mediano plazo para la implementación de una educación y ambiente laboral no sexistas.

“Dentro de los cuatro ejes transversales del programa de gobierno que ofrecimos a la comunidad, planteamos la equidad de género y, al mismo tiempo, consideramos la inclusión y la participación como mecanismos básicos para resolver las dificultades y las propuestas que pudieran ir surgiendo en el ejercicio de nuestro gobierno universitario en temas como los que hoy enfrentamos”, sostuvo Saavedra.

Durante esta semana, Rectoría invitará a organismos académicos colegiados, sindicatos, asociaciones gremiales y a las federaciones de estudiantes para coordinar la realización de jornadas de trabajo, a fin de abordar, entre otras iniciativas, una definición conjunta de protocolos, el comienzo del proceso de certificación para la obtención del sello Iguala y el desarrollo de una unidad de apoyo a las víctimas. 

“Hacemos un llamado a construir una mesa de trabajo y diálogo que considere a representantes de las estudiantes movilizadas y representantes mujeres de Rectoría”, planteó el rector de la UdeC.