Piñera defiende aumento de costos en isapres

El secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel y la ministra de la Mujer y EG, Isabel Pla.  Reunión de trabajo en La Moneda, afinan detalles de los anuncios. 

El Presidente Sebastián Piñera enfatizó que el costo de la maternidad debe ser compartida entre hombres y mujeres, pero que también tendrán que poner un esfuerzo las isapres. 

“Todos vamos a tener que hacer un esfuerzo”, enfatizó Piñera aludiendo al anuncio de reformar la ley de isapres para terminar con la discriminación a las mujeres, uno de los puntos de sus anuncios sobre equidad de género, realizado el miércoles.  

Frente a las críticas surgidas que consideraron una “letra chica” el anuncio sobre las isapres, el Mandatario cuestionó a los “críticos” asegurando que “le vamos a pedir a las isapres un esfuerzo, por eso el proyecto contempla que vamos a tener un mucho mejor sistema de información a los usuarios para que puedan comparar los planes”.

“Lo que vamos a hacer es nivelar la cancha, vamos a tratar de eliminar esas diferencias abusivas en los precios que castigan a nuestras mujeres, especialmente en edad fértil y a nuestros adultos mayores”, aseveró.

Desde el Gobierno, también defendió la presentación, el ministro de Salud, Emilio Santelices, quien aseguró a través de Twitter que “tanto las isapres como los hombres tendrán que apretarse el cinturón”.

Críticas 
Las voces críticas al anuncio sostienen que “la equidad tiene que ser para ambos sexos” y que deben ser las isapres, contra reembolso a sus millonarias utilidades, las que deben poner fin a la discrminación a las mujeres. 

La diputada comunista Camila Vallejo, aseguró que “es una forma deshonesta, una forma que utiliza la demanda feminista, una causa justa por mayor igualdad, no discriminación y no violencia, para mantener favorecer y perfeccionar el negocio en salud que tienen las isapres que año a año generan un buen porcentaje de utilidades a costa de la salud de las personas”, y agregó que “hoy día nuevamente se busca proteger ese negocio con el discurso superficial de la igualdad entre hombres y mujeres”.