Ñublense sale apagar el infierno ante el amenazante Cobreloa

La tarde del 22 del octubre de 1978, Ñublense se transformó en el segundo equipo (el primer fue U. Española) en vencer a Cobreloa en Calama por 2-1 con dos anotaciones del delantero argentino Óscar Roberto Muñoz, que precisamente, en 1980 recalaría en el elenco loíno. Desde entonces, diablos rojos y zorros del desierto han animado duelos con sabor especial. Como el polémico choque del 2015 en Chillán, que terminó con ambos elencos descendidos a la Primera B, a pesar del triunfo del local por 3-2, matizado con el show del “Fantasma” Figueroa, entrenador en ese entonces de Cobreloa, quien le ordenó a sus jugadores no saludar a sus pares de Ñublense previo al inicio del duelo, y quien fue posteriormente expulsado.

Hoy domingo, a las 16 horas se vuelven a enfrentar con hambre de ascenso. Cobreloa quiere cortar la mala racha de visita, condición en la que aún no ganan, y Ñublense dejar atrás cuatro partidos sin ganar para evitar la salida del técnico Emiliano Astorga.“Sabemos que es un partido histórico, tiene un condimento especial y nos abre el apetito por lo mismo ir a ganar allá, queremos sacarnos esa mala racha, esperemos que este partido con historia, sea el comienzo de empezar a ganar de visita”, anticipa el delantero loíno Diego Alvarado.

El semestre pasado Ñublense venció Cobreloa en Chillan por 3-0, en una tarde lluviosa, que durante la semana se especulo podría repetirse hoy. Sin embargo el pronóstico de Meteorología, indica que durante la tarde habrá solo cielos cubiertos variando a nublado. 

Ñublense necesita con urgencia los tres puntos para retomar puestos de avanzada y al menos quedar en zona de liguilla. Una derrota le costará caro a Emiliano Astorga, al cual le quedaron escasos créditos tras la dolorosa caída en Arica, la fecha pasada, por 3-2, luego de tener una ventaja inicial de 2-0. 

“Hay que plantarse en el campo de juego, ser valiente y dar la cara. Tenemos que revertir este mal momento y estaremos en nuestra casa, con nuestra gente”, dijo durante la semana el delantero Sebastián Varas, quien le marcó a los loínos el año pasado, y espera repetir esta vez para literalmente salvar a Ñublense de una crisis infernal que no estaba en los pronósticos ni de hinchas ni dirigentes.