Polución por leña ya amenaza a San Carlos

A pesar que la capital de la Provincia de Punilla no cuenta con medidores de contaminación ambiental que confirmen el nivel de saturación del aire producto de la combustión de leña en la calefacción domiciliaria, sus habitantes aseguran que el problema los está asfixiando desde ya hace algunos años.

Un ambiente respirable poco saludable advierten los sancarlinos en las épocas de bajas temperaturas de otoño e invierno, inconveniente que se ha asentado en mayor medida debido al notable crecimiento demográfico de la segunda ciudad más poblada de Ñuble, y el consumo masivo del popular combustible para la calefacción con porcentajes de humedad superiores al 25%.

En las calles y pasajes de conjuntos habitacionales como Las Américas, Lagos de Chile y 11 de Septiembre, el grado de polución es más que palpable de acuerdo a lo denunciado por los lugareños, situación que es causada no solo por el consumo de la tradicional leña.

“Tenemos muchos problemas en nuestro sector por el humo que botan las cocinas a leña; pero se da el caso que algunos queman neumáticos y otro tipo de basura que empeora el aire. Esto se ha conversado con los vecinos y se les ha recomendado que no usen neumático o basura, pero al parecer no entienden”, comenta Magaly Villarroel, presidenta de la Junta de Vecinos de la Población Lagos de Chile.

Además de lamentar la situación que tienen que pasar todos los años entre abril y septiembre, y recalcar que el mayor impacto se está dando en las personas de la tercera edad, niños y gente con enfermedades crónicas como asma y bronquios, afirma que es necesario concientizar a los vecinos respecto al consumo responsable de la biomasa y sobre los riesgos a la salud de la contaminación, es por eso que pide a las autoridades comunales y regionales que realicen campañas de educación mediante charlas y talleres.

Preocupación
A juicio del vecino de la Villa Las Américas, César Manzo, la saturación se ha elevado a niveles de cuidado, por lo que cree necesario que el Ejecutivo debe adoptar medidas para mitigar los insoportables episodios críticos a causa del material particulado fino 2,5 (MP2,5), compuesto tóxico contenido en el humo emitido por las chimeneas domiciliarias en el proceso de la combustión de leña.

“Todos estamos preocupados de la contaminación. Hay días que son irrespirables, por eso en las reuniones vecinales que tenemos conversamos sobre el tema y hablamos sobre la forma de contaminar menos; la verdad estamos tomando conciencia porque esto nos perjudica a todos. Creo que es hora de que el Gobierno se preocupe de San Carlos y vea soluciones como la incorporación de elementos en la chimenea para disminuir las toxinas que se emiten o buscar otras fórmulas; ojalá también pronto tengamos un medidor de contaminación para saber el real estado del aire y crear conciencia en la gente”, concluyó.

Para el concejal independiente del municipio de San Carlos, Héctor Guzmán, la realidad ambiental por la que atraviesa su comuna no está distante a lo que ocurre en Chillán o Chillán Viejo. Ante este negativo panorama, el edil destacó que el gobierno local ya está trabajando para ayudar a mejorar el ambiente respirable.

“Nuestra comuna está tan contaminada como Chillán o Chillán Viejo. Nosotros estamos trabajando mucho el tema ambiental con lo de la restricción del uso de bolsas y los microbasurales, pero también estamos viendo lo del uso de leña, que es algo que nos preocupa y en más de una oportunidad lo hemos hablado en el concejo. El municipio ha contratado un profesional que se está encargando de la elaboración de una ordenanza para regular la comercialización de la leña, para garantizar que sea certificada, seca, de calidad y tal vez para conseguir algún tipo de incentivo a la reconversión”, detalla el concejal y añade que el Gobierno también debería incluir a San Carlos en el proceso de medición de la contaminación mediante una estación de monitoreo.

Problemas a la salud
Según información entregada por el nosocomio sancarlino, en lo que va del año un total de 4.416 personas con males respiratorios se han atendido en el servicio de urgencia, siendo marzo y abril los meses con mayor cantidad de casos, al sumar 1.583 y 1.258 respectivamente.

Si bien el primer mes del otoño anotó una disminución de 325 pacientes, al compararse con febrero (729) se tiene un incremento de 529, lo que representa un 72,5% más.

La médica jefe del Servicio de Emergencia del Hospital de San Carlos, Javiera Correa, recomienda que cuando existan episodios de alta saturación por humo de leña la gente debe tomar medidas de prevención para evitar exponerse al ambiente contaminado.

“Cuando tenemos un aumento en el material particulado fino en el ambiente, aumenta el riesgo en los pacientes que son portadores de patologías respiratorias debido a que ellos ya tienen un patrón inflamatorio permanente en sus pulmones, por lo que estas partículas aumenta los procesos inflamatorios locales creando mayores crisis obstructivas y descompensación de los pacientes y son los que mayormente consultan con frecuencia en las unidades de emergencia porque se encuentran descompensados”, precisa la profesional.