Comisión deberá buscar predios para la nueva cárcel

Estará integrada por la Gobernación de Ñuble, Seremi de Justicia y Municipalidad de Chillán.  Terreno a encontrar es de 40 hectáreas y su ubicación no debe estar muy alejada del radio urbano.

El ministro de Justicia, Hernán Larraín Fernández, confirmó este viernes que mandató la conformación de una comisión técnica, integrada por la Seremi de Justicia, Gendarmería, la Gobernación de Ñuble y la Municipalidad de Chillán, para avanzar en la búsqueda de un terreno adecuado para el penal que requieren Chillán y la Región de Ñuble.

El secretario de Estado, participó este viernes en una ronda de reuniones con autoridades políticas y del Poder Judicial, además de recorrer las instalaciones del recinto penitenciario de la capital regional, donde entregó antecedentes sobre la marcha del proyecto que evalúan para la zona, siendo enfático en que para el año 2019 no hay financiamiento.

“Nosotros hemos recibido de parte de las autoridades de esta nueva región el interés muy corporativo de que en Chillán haya una cárcel nueva y nosotros tenemos como ministerio un compromiso antiguo de avanzar en este proyecto. Hay muchas razones que probablemente explican por qué eso no ha ocurrido, pero vamos a hacer borrón y cuenta nueva y hacer un esfuerzo por desarrollar este proyecto”, recalcó Larraín.

La autoridad ministerial acotó que “hemos conversado sobre la posibilidad de instalar una comisión de trabajo, que en un plazo razonable 90 ó 120 días, puedan estar las autoridades político-administrativas de la zona, del municipio y de Gendarmería, comprometidos en la búsqueda de un terreno para iniciar así los estudios que permitan concluir con la creación y construcción de una nueva cárcel para Chillán”.

El ministro, además de descartar definitivamente una cárcel biprovincial como consecuencia de la creación de la Región de Ñuble, agregó:  “necesitamos una cárcel que atienda y resuelva los problemas de Chillán, que son muchos. Desde el terremoto  que esta situación se agudizó y no hemos sido capaces como país de resolver este tema. Esperamos trabajar para que en este Gobierno se pueda dejar el tema resuelto”.

Larraín agregó que “cuando digo borrón y cuenta nueva, no quiero hacer la historia de porqué no tenemos el proyecto de cárcel avanzado, simplemente decir busquemos una solución y la solución consiste en disponer de un terreno donde poder construir y empezar a diseñar un proyecto de nueva cárcel para Chillán”.

¿Venta de la actual cárcel?
El ministro sumó un elemento adicional al debate, al expresar que el terreno donde funciona la cárcel actual podría eventualmente ser enajenado a privados en el futuro.

“Pienso que la nueva cárcel no debería estar en este mismo lugar, sino que en un lugar diferente, y por lo tanto mientas no se produzca la construcción de la nueva cárcel y eventual traslado posterior, seguirá todo funcionando aquí. Pero este lugar podrá cumplir otra función; desde luego servirá su venta para financiar el nuevo recinto”.

La autoridad reconoció que existen complejidades para dar con un terreno que cumpla con los estándares técnicos y además satisfaga a la comunidad, que en general se muestra contraria a tales construcciones.

“Precisamente por eso, esta idea de constituir un grupo o un equipo dispuesto a ponerse a trabajar el tema y buscar un lugar adecuado para los chillanejos, que permita ahí construir un recinto carcelario que  no genere  externalidades negativas con la población”, precisó.

Sobre el perfil de la nueva cárcel y su emplazamiento,  indicó que le parece que el caso de Rancagua puede ser el que guíe el desarrollo del proyecto. “Pudiera estar como Rancagua, que se construyó en el baipás y ha sido una muy buena solución, pues está en las inmediaciones de Rancagua, pero está en un sector rural que no genera dificultades, pues no tiene vecinos; por tanto funciona bien. Lo importante de las cárceles es que estén cerca de las ciudades, de las familias de los internos y también de los que trabajan en las cárceles”, acotó.

También el futuro recinto debe hacerse cargo de diferentes tipos de población penal. “El diseño de un nueva establecimiento penitenciario en Chillán supondría el estudio no solamente de un prisión para adultos, sino también un recinto para menores”. Pero dejó en entredicho lo que podría suceder con la población femenina.

Si bien el ministro espera avanzar en el tema, sabe que por ahora no puede asegurar financiamiento, sino que solamente es posible comprometer el trabajo de la referida comisión que tiene que buscar un lugar idóneo para el futuro penal.

Larraín enfatizó que no puede asegurar financiamiento para el proyecto para el año 2019, pues “no depende de mí. Mi compromiso es iniciar este trabajo, disponiendo de un terreno e iniciando los estudios. En este minuto, lo que estamos haciendo a nivel nacional en el ámbito penitenciario es hacer un catastro de las necesidades físicas que existen en el país,  porque lamentablemente si el problema de hacinamiento fuese solo de Chillán sería fácil de resolver y probablemente podría decir que sí, le garantizo que estaría en el presupuesto de 2019, pero no es así”.

“Se inicia un proceso”
El senador Víctor Pérez Varela (UDI) destacó que con la presencia del ministro “se inicia un proceso de trabajo entre la Secretaría Regional Ministerial de Justicia; Gendarmería y el municipio, que entregarán una alternativa de terreno”.

El senador planteó: “creo que estas tres instancias pueden dar solución a algo que siempre  venía de Santiago. Además, el seremi anterior decía que tenía tres o cuatro predios, pero nadie tenía idea de ellos”.

Gustavo Sanhueza, diputado (UDI), reconoció que en estos momentos no existe un modelo de cárcel para la ciudad, sino que solo bosquejos preliminares. Lo que existe es una idea respecto de la superficie del terreno que debe ser elegido.

“Hay modelos diferentes de cárceles. Hay un borrador inicial de una cárcel en un terreno de entre 35 a 40 hectáreas y la mesa trabajará de acuerdo a esas medidas”, precisó.

La gobernadora Paola Becker, quien recibió el mandato de liderar el proceso a nivel local, dijo que la idea es trabajar con criterio de “inmediatez y tomar decisiones en el corto plazo”.

En tanto el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, mencionó que en Chillán existen espacios donde se podría construir la cárcel. Agregó que muchos privados y corredores de propiedades le han informado terrenos que podrían ser eventualmente ocupados para albergar el recinto penitenciario.