Renunciado obispo de Chillán: No siempre hemos hecho las cosas bien

Luego de tres días de conversaciones con el papa Francisco, los obispos chilenos pusieron a disposición sus cargos en una inédita e histórica decisión dentro de la Iglesia Católica.

Lee también: Obispos chilenos ponen sus cargos a disposición del papa

A través de un comunicado, leído públicamente por los obispos Fernando Ramos y Juan Ignacio González en nombre de la Conferencia Episcopal, indicaron “queremos anunciar que todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”.

Al arribar al Aeropuerto Arturo Merino Benítez, el obispo de la diócesis de Chillán, Carlos Pellegrin, emitió declaraciones a la prensa.

“Hemos tenido una jornada con el Santo Padre de mucho compartir fraterno, de gran dolor también, hay que reconocerlo, de vergüenza también porque no siempre como iglesia hemos hecho las cosas bien. Es verdad que las responsabilidades pueden ser individuales en algunos casos, pero como Conferencia Episcopal nosotros unidos queremos manifestarle al Santo Padre toda nuestra disponibilidad para colaborar en una nueva etapa. El Papa habla de procesos y lo que hemos realizado en Roma es un hito de un largo proceso para recuperar la credibilidad en Chile como Iglesia Católica para arreglar todo lo que haya que arreglar, y en ese sentido nuestra puesta a disposición del papa, porque no podemos hablar de dimisión, hablamos de poner a disposición. Siempre el cargo del obispo está en manos del Santo Padre”, comentó.

La autoridad eclesiástica sostuvo que firmó la carta “con mucho gusto porque yo quiero servir a la iglesia y el Papa tiene que decidir con quién quiere seguir en el próximo hito de este proceso, y yo me pongo a disposición con mucho gusto”.

Consultado sobre su meaculpa frente a casos de encubrimiento de abuso sexual en Chile, Pelligrin manifestó que “si bien yo soy obispo hace 12 años solamente, no era obispo en los tiempos que se dieron algunos de estos escándalos, asumo con responsabilidad en comunión con el resto de la iglesia de Chile esta necesidad de apoyar al Santo Padre, que con tanta dedicación, con tanto tiempo está mirando nuestra situación”.

El obispo de Chillán aclaró que, en términos prácticos, los miembros de la Conferencia Episcopal continúan ejerciendo su rol hasta que Francisco se manifieste y tome una decisión respecto a sus cargos.

“El Papa nombra al obispo y sólo el papa lo puede remover. La situación permanece, nosotros seguimos en completo control y rol como obispos en nuestras diócesis, pero el papa sabe que si en algún momento nos va a pedir a alguno de nosotros dar un paso al costado lo haremos por amor a la iglesia, pero no es que no haya obispos en Chile”, enfatizó.

Respecto a lo expuesto por el jefe de la iglesia católica en un documento redactado por él mismo y que le entregó a los obispos chilenos el pasado martes, donde hace mención a la “destrucción de documentos comprometedores por parte de encargados de archivos eclesiásticos”, Pellegrin enfatizó que existen situaciones graves que a todos les preocupan.

“Yo, el obispo de Chillán, no conozco esas situaciones, me parece que son completamente inadmisibles, inaceptables para una comunidad que tiene que trabajar por la transparencia y la verdad. Por eso que al papa le duele, por eso que a nosotros nos duele y estamos en un proceso, lo vuelvo a decir, para recuperar lo que haya que recuperar”, dijo.

Además, Pellegrin aclaró que Luis Infanti, obispo de Aysén, y Santiago Silva, obispo castrense, no firmaron la renuncia porque tienen una dependencia diferente.

“Uno es porque pertenece a otra linea del episcopado por ser el obispo de Aysén, que tiene una situación de dependencia en la Congregación Propaganda Fide, y el otro que es el obispo castrense que por razones de su compromiso a nivel nacional no lo hizo, pero los demás estamos todos en la misma línea”, señaló.

Agregó que “no queremos decirle al Papa 'ahora tiene usted su barco, usted manéjelo solo', por el contrario, él cuenta con nosotros y nos duele el corazón como a él, y quisiéramos comprometernos con esperanza al futuro”.

Ahora será decisión del Papa determinar que dimisiones acepta y cuáles no, para lo cual no hay claridad sobre los plazos.