Masiva queja de vecinos que deberán pagar por la basura

Decenas de personas han reclamado en las últimas semanas ante el municipio chillanejo luego de que se les informara que deberían comenzar a pagar los derechos de retiro de basura domiciliaria, cobro del cual se encontraban  exentas hasta ahora.

El hecho tiene su origen en la pasada actualización que realizó el Servicio de Impuestos Internos (SII) respecto de la tasación de viviendas, lo que derivó en que el valor fiscal de muchas de ellas superara el precio límite para el no pago:   $10.600.000.

De esta manera casas que antes estaban libres del impuesto municipal para el retiro de desechos domiciliarios, en teoría, tendrían que comenzar a pagar trimestralmente, alrededor de $10.000. Para evitar ello tendrán que justificar ante el municipio precariedad económica para volver al estatus anterior y seguir exentos.

La cantidad de hogares que tendrán que cancelar las cuotas asociadas a la limpieza de la ciudad es bastante elevada, a la luz de antecedentes recogidos por concejales.

Si el año pasado estaban obligadas a pagar por el servicio de recolección unas 16.000 viviendas, durante este año y como resultado de la retasación del SII, se habrían sumado otras 10.000, de tal manera que el universo se amplió a 26.643 propiedades, de un total de viviendas estimadas en 50.000 en la urbe.

El concejal Juan López Cruz explica que “he atendido a más de 50 personas que vienen a manifestar su preocupación por el hecho que, careciendo de recursos, tendrán que cancelar un nuevo impuesto”.

El edil del Partido Radical sostiene que la solución que les da el municipio consiste en “pagar los dos primeros trimestres de este año y entre tanto presentar documentos que atestiguan que carecen de medios suficientes para cancelar las cuotas y retomar la gratuidad”.

Víctor Sepúlveda Barra, concejal PC, resalta que “más allá del problema de la pérdida de la exención del pago de la basura, el tema más de fondo es que las familias de la ciudad afectadas por el reavalúo deberán pagar desde ahora en adelante contribuciones”.

El edil recalca que “lamentablemente muchas viviendas sociales que antes no cancelaban ni basura ni contribuciones, tendrán que cancelar al menos las contribuciones”.

Para lograr eximirse del impuesto al retiro de desechos, las personas afectadas “tendrán que presentar una serie de antecedentes sociales y estar a la espera de que el municipio vea sus casos”.

Probablemente, agrega, muchos podrán solucionar el tema con el pago de la basura, pero no así su obligación ante el SII, por lo que estima que no pocos podrían en el futuro ver amenazados sus bienes, por eventuales deudas.

Recuperación del costo
El concejal Camilo Benavente (PPD) sostiene que el contrato de residuos domiciliarios le significa un gasto elevado al municipio, del orden de los $2.000 millones cada año.

Como consecuencia de ello, el gobierno comunal recupera parte de la inversión a través de cobros a viviendas y empresas. En este último caso, los derechos se pagan a través de formas indirectas, asociándolas a las patentes o al impuesto territorial (contribuciones).

En el caso de las viviendas, en general los pagos se realizan a través de Tesorería Municipal. Según estimaciones internas, el gobierno comunal lograría recuperar no más de $320 millones cada año, esto es, alrededor del 15% de lo que paga a la empresa Dimensión encargada de sacar la basura desde las calles y llevarla al relleno sanitario de Chillán Viejo.

Se estima que una cantidad importante de vecinos de la ciudad, previo análisis de sus antecedentes, retornarán a la gratuidad, pero muchos deberán comenzar a cancelar trimestralmente por el servicio de retiro de desechos desde las calles para mantener limpia la ciudad.