Preocupa robo de cables eléctricos en comunas de Diguillín

Las comunas de Yungay y Pemuco, son las que mantienen un mayor aumento en el robo de cables del tendido eléctrico en Ñuble.

Así quedó al descubierto tras la conformación de la Mesa Regional de Control y Prevención de Robo de Conductores Eléctricos, de la cual son parte el Ministerio de Energía, el Ministerio del Interior y Seguridad Pública junto a diversas instituciones (Carabineros – PDI – SII – Aduana - SEC) y empresas del sector eléctrico, abarcando a toda la región del Biobío.

Durante el año 2018, en esta zona, se han cometido más de 14 robos de conductores eléctricos, lo que equivale a más de 27.000 metros de cable lo cual ha afectado con cortes de electricidad a cerca de 20.000 clientes, siendo las comunas más afectadas Pemuco, Yungay, Nacimiento, San Rosendo, Mulchén, Arauco y Florida.

De esta forma el Seremi de Energía de la región del Biobío, Rodrigo Torres, indicó que se trabajará “para que miles de familias no se queden sin energía eléctrica por largas horas. Recientemente el 14 de marzo tuvimos un robo en Laja de 1.5 kilómetros de conductores, quedando miles de familias de las comunas de Laja, San Rosendo y Santa Juana sin energía eléctrica por 33 horas. Eso no puede ser, lo queremos evitar”.

Luis Pérez, gerente Zona Sur de Transelec, valoró la instancia ya que “en forma mancomunada con la autoridad y con los organismos policiales queremos enfrentar este grave delito que no solo está afectando a esta región sino que a todo el país”.

Claudio Etchevers, Coordinador Regional de Seguridad Pública, sostuvo que “es muy importante a través de la coordinación de distintos actores y de esta mesa público-privada poder actuar a tiempo y hacer un seguimiento a todas estas causas y saber cuál ha sido su evolución”.

Como acuerdo entre todas las partes, la mesa se reunirá el segundo jueves de cada mes para avanzar en un plan de acción; y además, se creó una comisión la cual definirá un protocolo de funcionamiento y también será la encargada de la recopilación de datos oficiales.

El interés por cometer este ilícito proviene del aumento del precio del cobre, el cual es utilizado por las empresas de trasmisión y distribución, para llevar la energía a los diferentes puntos del territorio.