Urbanismo y artesanía impulsan a Quinchamalí

“Hay mucho más movimiento de personas y de vehículos de lo que normalmente se veía. El comercio se está desarrollando rápido los últimos años y ahora hay más locales de comida, una ferretería y sé que pronto abrirán un café, una panadería y un restaurante. Creo que todo se viene activando porque está llegando más gente a vivir acá”, comenta la vecina Andrea Sepúlveda, quien asegura que algunos de los nuevos residentes de la comunidad provienen de Concepción, Santiago y de otras ciudades.

El interés por habitar en esa zona se debe a la tranquilidad del sector, el cual si bien está alejado a casi 30 kilómetros al suroeste de Chillán, cuenta con los servicios que necesitan los lugareños, opina Rosa Hernández, destacando sobre todo el desarrollo urbano que ha tenido el pueblo con el recambio de luminarias públicas, el mejoramiento de veredas, calles, entre otros avances.

No obstante, advierte que aún hay falencias como el escaso acceso a la locomoción colectiva, ya que las unidades de transporte hacia Chillán suelen pasar aproximadamente cada hora. Otra de las cosas que a juicio de la vecina debe potenciarse es la oferta de artesanías para los turistas, que en rigor es la razón de ser de la comunidad.

“Es un lugar tranquilo para vivir y se han estado haciendo algunas obras por el programa Quiero Mi Barrio, que ha servido mucho. Lo que sí creo que se debe mejorar son los puestos de venta de artesanía en greda; hay pocas casas ofreciendo y peor aún pasan cerradas”, señala.

Una de las que con harto esfuerzo trata de mantener la puerta abierta del ambiente donde ofrece los típicos trabajos a greda es Marta Sandoval. La vecina, quien vive en la calle principal (Camino Real), opina que si bien la localidad está teniendo un desarrollo urbano aceptable, advierte sobre la necesidad de promocionar más sus riquezas.

“Creo que hace falta instalar letreros en la autopista con muchos kilómetros de anticipación anunciando lo que tiene Quinchamalí, para que los que viajan decidan pasar a visitarla. Lo que no entiendo es cómo nos perdemos la gran oportunidad de que nos lleguen turistas en fechas importantes como San Sebastián en enero por ejemplo, que es cuando llegan de pasada muchas personas a Chillán; bien podrían venir por Quinchamalí también”, recalca.

Patrimonio

En diciembre del 2014 las alfareras de la localidad recibieron el sello de Denominación de Origen (D.O.) de manos del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (Inapi). Un mes antes el Gobierno había entregado la distinción de Tesoros Humanos Vivos (THV) a la Unión de Artesanas del poblado, que recae en 15 alfareras.

Teorinda Serón realiza artesanías desde los 12 años y confiesa que tanto la D.O. y el reconocimiento THV han ayudado a valorizar el arte que crean.

“Muchos turistas llegan hasta mi taller a conocer un poco más de lo que hago y yo encantada les explico paso a paso el trabajo; otra cosa importante es que lo que hacemos ya es conocido a nivel nacional y en algunas partes del mundo”, precisa Teorinda Serón.

La artesana en greda confiesa no creer que el perceptible dinamismo poblacional que ha tenido Quinchamalí en los últimos años se deba especificamente a la alfarería; no obstante, resalta que se vive algo especial en la localidad que atrae a la gente.

Teorinda admite que cuando se deje de espantar al turista con los precios marcadamente elevados por las piezas que se venden, Quinchamalí será un lugar potente y más visitado aún.

Millonaria inversión

De acuerdo a la información entregada por la Municipalidad de Chillán, el Programa “Quiero mi Barrio” comenzó a ejecutarse en la zona agro-alfarera durante el año 2015 y terminará su implementación a fines de este mes. La inversión en el sector fue de $941.530.000, lo que se distribuyó tanto en un Plan de Gestión Social como en un Plan de Gestión de Obras, todo realizado participativamente junto a la comunidad.

Cambio de antiguas luminarias públicas a LED, mejoramiento de aceras y señaléticas y la construcción del espacio deportivo y entorno “Los Cerezos”, son las obras ejecutadas. El mejoramiento del centro de eventos “La Guitarrera”, la edificación del centro comunitario “Encantos de la Tierra” y la construcción de la plazoleta “Violeta Parra”, están en proceso de licitación.