Contaminación: clima incierto provocaría aumento de episodios críticos

Las declaraciones del seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays, sobre los posibles cambios que podría sufrir el Plan de Descontaminación Atmosférica en Chillán y Ch.Viejo debido a las condiciones actuales en la zona, ha generado incertidumbre sobre qué es lo que ocurrirá con el clima durante la temporada de invierno.

Lo anterior, porque durante los meses más fríos las condiciones climatológicas jugarían un rol preponderante, afectando directamente las condiciones de ventilación en la intercomuna.

Así lo explicó el académico del Departamento de Recursos Hídricos de la Universidad de Concepción, sede Chillán, el climatólogo Diego Rivera, quien además hizo hincapié en que, a diferencia de otros años, durante este 2018 no se tiene claridad sobre lo que ocurrirá en invierno.

“Esperamos un invierno que los climatólogos llaman neutral. Eso significa que puede pasar cualquier cosa. O sea, no tenemos mayor claridad si va a ser un invierno muy lluvioso o muy seco, lo que sí podríamos esperar es un otoño seco y un invierno con lluvia normal. Eso al final del año seguramente va a llevar a que tengamos déficit de precipitación, y en cuanto a las temperaturas, deberíamos esperar temperaturas mínimas más bajas de lo normal”, dijo el académico.

Este escenario, según detalló Rivera, generaría una menor capacidad de ventilación y de limpieza del aire, ya que con bajas temperaturas se tiende a ocupar más leña.

“El seremi tiene razón en el sentido de que, frente a un clima cambiante, frente a una falta de diversificación de las formas en cómo calentamos nuestras casas, claramente un plan de descontaminación tiene que ajustarse a esas nuevas condiciones, por lo mismo creo que este año vamos a tener un invierno con más alertas y preemergencias de lo que esperamos en un año normal. No veo mucha mejora”.

Por su parte el el académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción, Aldo Montecinos, concordó en que este 2018 no se puede prever lo que ocurrirá durante el invierno, ya que actualmente en el Océano Pacifico no hay eventos que pudieses dar luz de lo que se podría esperar para los meses más complicados.

“En este momento en el Pacífico no hay eventos del Niño ni la Niña. Solo en esos casos uno puede decir lo que podría pasar para el invierno y para la primavera incluso, pero ninguno de esos dos eventos se está dando. Entonces, por eso digo, cualquier cosa puede pasar (…) El año pasado teníamos el desarrollo del evento de la Niña y se preveía que iba a ser seco y relativamente seco porque no fue un invierno lluvioso. Eso estaba previsto, pero para este año no sabemos”.