Chillán cae estrepitosamente en ranking de calidad de vida urbana

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Cristóbal Vaccaro

Una caída en 18 puestos sufrió Chillán en el último Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción.

Hasta 2017, la capital de Ñuble se encontraba en el puesto 39 a nivel nacional, mientras que en el estudio revelado ayer miércoles, llegó a ubicarse en el número 57, emplazándose dentro de las ciudades con un rendimiento promedio.

Dentro de los indicadores que perjudicaron el desempeño de la capital regional, se encontró, según el estudio, indicadores deficitarios en materia de ambiente de negocios y condiciones laborales. Según los datos publicados, en ambos indicadores la capital de Ñuble obtuvo sendos 17,53 y 25,18, respectivamente, ubicándose en ambos casos, bajo el promedio nacional.

En esta línea, Benito Umaña, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bío Bío, explicó que este resultado era esperable, puesto que el centralismo que existe actualmente hace ineficientes e insuficientes los servicios y plataformas.

Distinto es el caso de Chillán Viejo, que escaló nueve puestos entre 2017 y 2018, pasando del lugar 48 al 35, destacándose principalmente un buen indicador en lo que respecta a Salud y Medioambiente, con un 74,82, lo que fue sobre el promedio nacional del 60,44.

Sin embargo, el académico Arturo Orellana, quien ha coordinado el estudio desde hace ocho años, explicó que Chillán y Chillán Viejo, al convertirse en zona metropolitana, como parte de Ñuble Región, requieren de mayor inversión en infraestructura y conectividad.

El Índice de Calidad de Vida Urbana es un índice sintético que mide y compara en términos relativos la calidad de vida urbana de comunas y ciudades en Chile, a partir de un conjunto de variables referidas a seis dimensiones que expresan el estado de situación en la provisión de bienes y servicios públicos y privados a la población residente y sus correspondientes impactos socio-territoriales, tanto a la escala de ciudades intermedias como de ciudades metropolitanas.