Uno de cuatro funcionarios de Chillán son profesionales

La ejecución del Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco) en la ciudad evidenció, entre otras cosas, que la Municipalidad de Chillán tiene un bajo porcentaje de profesionalización entre las personas que se desempeñan en planta y contrata, tasa que llega al 25%.

El indicador fue expuesto por académicos de la Universidad del Bío-Bío y aparece en el Informe Nº 1 que fue presentado al municipio chillanejo y que es la base del trabajo que se ejecuta en la segunda fase del proyecto, de Participación Ciudadana, para generar una nueva carta de navegación para la capital provincial.

A juicio del alcalde Sergio Zarzar el desafío del municipio chillanejo es incorporar más profesionales a la actividad municipal, con el fin de dar pasos cualitativos en el trabajo interno, que se exprese en obras hacia la comunidad.

Un elemento clave para conseguir esto es la aplicación cabal de la Ley de Plantas que está en análisis interno y que debe llevar, eventualmente, a que se sumen más profesionales a ambos estamentos.

La capital regional tiene, porcentualmente, la tasa de profesionalización más baja en la Región de Ñuble. No obstante, hay que considerar que posee además la dotación más numerosa en toda la zona, donde hay municipios que tienen plantas y contratas que apenas superan las 70 personas.

Para Segura, sin duda en el largo plazo, “la profesionalización debe ser pertinente a los requerimientos del Plan de Desarrollo Comunal”. Y si bien recalca la necesidad de contar con profesionales, destaca que “es muy probable que existan áreas del quehacer municipal en que la profesionalización sea sustituto imperfecto de la expertise adquirida por los funcionarios municipales de carrera no profesionales”.

En todo caso, el municipio chillanejo tiene en su poder a través del Pladeco un insumo fundamental para mejorar sus procesos internos.

En el mismo informe del Pladeco se expresa que si bien se identifican avances, “no obstante, dada la problemática general de una gestión poco articulada entre  direcciones, departamentos y unidades, se detectan dificultades significativas que opacan los avances logrados” en falta de planificación y control de los procesos de gestión municipal o la carencia de un diagnóstico profundo, específico, enfocado en el análisis de procesos de gestión.

Además se detectó que la problemática de la gestión municipal no ha sido abordada con un enfoque sistémico, que integre a toda la organización. Esto repercute directamente en aspectos tan relevantes como “la eficiencia en la ejecución presupuestaria; calidad de los servicios municipales recibidos por la comunidad; productividad y bienestar del personal municipal, entre otras dimensiones de gestión”.

Comunas pequeñas
En las comunas pequeñas, precisa el alcalde de Cobquecura Manuel Fuentes, si bien el índice de profesionalización puede ser mayor que el de Chillán, hay graves carencias en ese sentido.

“En Chile existe una categorización de municipios del 1 al 6 y los más pequeños tenemos una planta poco flexible, poco numerosa y tenemos que incorporar a personal a honorarios, muchos de ellos profesionales. Por el hecho de que las escalas de remuneraciones son diferentes los profesionales no llegan a las comunas como la nuestra,  pues las remuneraciones no son elevadas”, destaca.

En Chillán el exdirigente de los profesionales a contrata, Víctor Fernández, sostiene que en el municipio, cuando se genere la nueva planta municipal, muchos de los numerosos profesionales honorarios, que no cuentan en los registros oficiales, pasarán a engrosar los registros oficiales modificando la tasa local.

Agregó que en el municipio local históricamente se han dado facilidades para que el personal se perfeccione. Y muchos de los que contaban como administrativos llegaron a obtener título profesional.