11 comunas de Ñuble acceden a bono por eficiente gestión

Durante el año 2017, 10 comunas de la Región de Ñuble no pudieron acceder a recursos disponibles en el Fondo de Incentivo al Mejoramiento de la Gestión Municipal (Figem) por no haber podido alcanzar los estándares de calidad exigidos en sus actividades.

Se trata de dineros que maneja la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere)  y que están destinados a “premiar” a aquellas corporaciones edilicias que han tenido buen comportamiento en una serie de indicadores internos que son monitoreados anualmente.

El director del Centro de Estudios de la Realidad Regional, Cerr Biobío, Renato Segura Domínguez, analizó las cifras y comentó que para realizar los cálculos de las municipalidades a las que se les asignan los fondos se estudia el comportamiento de siete indicadores, entre los cuales se cuentan la gestión financiera, el pago de patentes, grado de transparencia, además de la deuda previsional.

El indicador que emana desde la Subdere puede ser considerado como una señal, entre otras, de las manera en que está operando la gestión en un municipio determinado.

Para Renato Segura, “la gestión pública municipal es el primer eslabón en la cadena de bienestar social de la población. En este sentido, la Ley de presupuesto considera para cada año un Fondo de Incentivo para la Gestión Municipal (Figem). Para el año 2017 el fondo considerado fue de $16.527 millones, el cual fue repartido de acuerdo a criterios de agrupación por tamaño y nivel de desarrollo comunal y por el cumplimiento de indicadores de gestión”, establecidos por la Subsecretaría de Desarrollo Regional.

Para el investigador del Cerr un elemento clave en la gestión municipal es el de la deuda previsional, de tal manera que si un municipio tiene una deuda aunque sea ínfima queda inmediatamente fuera de concurso.

Una de las comunas afectadas es Cobquecura. En este caso, reconoce el alcalde Julio  Fuentes Alarcón, la deuda previsional se originó durante la anterior administración alcaldicia.

“La deuda llegó a los $1.700 millones, de los cuales entre $800 y $900 millones correspondían a deuda previsional. Pero la hemos rebajado a unos $400 millones”, sostiene el jefe comunal.

Como consecuencia del daño al patrimonio municipal el municipio presentó durante el año pasado una acusación por notable abandono de deberes contra el exalcalde Osvaldo Caro ante el Tribunal Electoral Regional. Además está en curso una demanda ante la Fiscalía. 

La comuna de Quirihue igualmente se quedó en los últimos dos años sin el incentivo estatal, admite la autoridad en ejercicio Richard Irribarra.

Para el jefe comunal el problema data desde su primera elección, cuando tomó el municipio con una deuda previsional de $600 millones.

“Con el correr de los años hemos ido rebajando la deuda y en la actualidad tenemos una deuda de $15 millones”, destaca el edil. Liquidarla, según el alcalde, ha sido complicado,  pues la municipalidad tiene un presupuesto anual solo de $2.000 millones.

En el caso de Bulnes, el alcalde Jorge Hidalgo igualmente recibió un municipio con serias deudas y además con una presión adicional de profesores que reclaman un millonario bono SAE que complica la actividad interna.

Renato Segura recalca que en el caso de Ñuble, “Yungay y Coelemu, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado (2016), lograron captar recursos del Fondo en cifras de $113 y $85 millones respectivamente y además la mayoría de las comunas (con la excepción de cinco) mejoró en el orden o jerarquía del indicador”.

Gestión municipal
El registro de la Cerr Biobío  se suma a otro estudio, llamado  “Asesoría para la obtención de insumos complementarios en materia de la distribución intrarregional del FNDR”, realizado por profesionales de la Universidad de Los Lagos analizando específicamente el periodo 2010-2016, en informado en la Edición Domingo de LA DISCUSIÓN.

En este segundo informe se destaca que Ñuble suma solo un 44,1% de iniciativas FNDR ejecutadas en ese lapso, el peor índice del territorio birregional compartido con el Bío Bío. El informe académico recalca que la Provincia de Concepción alcanzó un 44,6%; Arauco 46,2% y Bío Bío un 47,2%.

La estadística deja de manifiesto que la gestión ñublensina, en cuanto a la concreción de los planes de inversión pública para sus comunas, es la segunda más baja del país después de la Provincia de Tocopilla, que alcanzó un nivel de ejecución de 42,2%. 

Concepción, El Loa y Arauco con 44,6%; 45,2% y 46,2% respectivamente, son las otras administraciones provinciales que agrupan las cinco con menor índice a nivel nacional.