Gendarmería radicaliza manifestaciones contra directora nacional

"Esto se rompe o se raja", con esa frase, el suboficial Christian Montecinos, presidente de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (Anfup) sentenció la postura de Gendarmería ante la negativa de la directora nacional, Claudia Bendeck, de escuchar las solicitudes que el gremio ha planteado apuntando a mejorar las condiciones laborales, sicológicas, de pensión que históricamente han sido postergadas.

Los funcionarios penitenciario, de esta manera se adherieron a una movilización nacional por tercera jornada consecutiva, esta vez pasando de media hora a dos horas de paralización de funciones.

"Creemos que el camino que ha tomado la directora es el camino errado, tenemos problemas graves en nuestra institución que necesitan cirugía mayor, como el excesivo retraso en las resoluciones de ascenso que están mermando, a los funcionarios, de poder percibir una mejor remuneración, la criminalización que se ha hecho de nuestras funciones por parte del Instituto de Derechos Humanos y la Defensoría Penal y está el tema de la Ley Miscelánea que lleva años durmiendo en el Congreso y que también nos afecta", enumeró el dirigente.

Montecinos, quien estuvo acompañado por representantes de la CUT y de la ANEF, también recordó el escandaloso incidente ocurrido en el Gobierno de Michelle Bachelete, respecto al sueldo y pensión que se le asignó a Myriam Olate, quien entonces fuera funcionaria de la institución celadora y ex esposa del diputado Osvaldo Andrade:  "También queremos que se solucione el problema que afecta a 442 funcionarios que se acogieron a retiro y a quienes no se les ha cancelado su sueldo, habiendo la Corte Suprema favorecido  Myriam Olate quien recibe una pensión suculenta, de 5 millones 600 mil de pesos y que a mi juicio era la que menos lo merecía, y no así a funcionarios que arriesgaron su vida e integridad física al interior de las cárceles".

Jorge Vásquez, de la CUT Ñuble, agregó que las solicitudes de Gendarmería son "justas, pero además interesantes porque sienta un precedente para todos los funcionarios públicos quienes esperan una acogida de parte de las autoridades para iniciar una carrera personalizada con las maneras de evolución adecuada a lo que establecen sus bases. El problema es que se ha jugado con ellos porque no se les dado una respuesta rigurosa. Hoy las autoridades tienen una gran oportundidad para dar vuelta la página y darle un final diferente".

Patricio Peña, presidente de la Anef Ñuble destacó que "de las doce peticiones que Gendarmería le ha hecho a la Dirección Nacional, sólo una se ha acogido, lo que nos parece inaceptable. Con levantar un dedo a un político se sube el sueldo, pero acá hay que hacer grandes manifestaciones para obtener ascensos y situaciones dignas para las personas".

Montecinos, finalmente, advirtió que de no acceder la directora a escucharlos, las medidas de presión serán uncluso más intensas y de mayor alcance.