Transporte público

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

Esta semana el seremi de Transportes de la Región del Bío Bío, Jaime Aravena, informó en Chillán sobre el relanzamiento del programa “Renueva tu micro”, que entrega un subsidio estatal para reemplazar máquinas antiguas, y que no se concursaba desde 2016.

En el caso de Ñuble, la iniciativa tiene especial relevancia, puesto que se estima que 75 máquinas debieran salir de circulación el 31 de diciembre de este año, porque excederán los 20 años de antigüedad. Y es que la edad de las máquinas es uno de los principales problemas que enfrenta este sistema de transporte en Chillán, criticado también por la calidad del servicio, su frecuencia y horario, y sus recorridos.

El programa considera un aporte de hasta $21 millones para comprar una máquina nueva, cifra superior al concurso anterior, y según se informó, se dispone de unos mil millones de pesos en la Región del Bío Bío, aprobados por el Consejo Regional, lo que a todas luces resulta insuficiente frente al tamaño del parque de microbuses en la región.

La iniciativa, que es financiada con fondos provenientes de la Ley de Subsidio al Transporte Público, es parte de un plan que también apunta a mejorar la calidad del servicio, con buses menos contaminantes, más seguros y cómodos, de hecho, en esta versión del concurso se introdujo un bono adicional de $10 millones para quienes adquieran buses con accesibilidad universal para personas con discapacidades físicas.

Lamentablemente, las nuevas autoridades del transporte siguen estando lejos, y no necesariamente está presente el sentido de urgencia para la implementación de soluciones a los problemas del transporte público en la ciudad. En ese sentido, la creación de la Región de Ñuble, que permitirá contar con autoridades sectoriales en Chillán, podría ser una oportunidad para enfrentar este desafío con la prioridad que merece, y con una adecuada focalización de recursos.

Y si bien se valora el esfuerzo gubernamental por apoyar a los pequeños empresarios del transporte, la velocidad con que se está respondiendo a la situación hace impensable aspirar a contar con un sistema moderno en el corto plazo. Si a ello se suma la elaboración de nuevos estudios anunciados por el seremi, como la caracterización de los viajes de los chillanejos, lo único que se vislumbra en el horizonte son nuevos diagnósticos para una realidad que ya ha sido advertida por anteriores administraciones, y que incluso dieron pie a la elaboración de un plan maestro de transporte cuyo grado de ejecución no ha sido el óptimo.

Probablemente, contar con un seremi de Transportes en Ñuble permitirá abordar la necesaria licitación de recorridos, un proceso que se desarrolló hace 15 años en Concepción y que si bien no cumplió con las expectativas de los usuarios, permitió ordenar la locomoción colectiva en la capital regional, trabajando con los operadores.

Descomprimir la congestión vehicular en las arterias estructurantes de Chillán pasa necesariamente por mejorar el transporte público, y mientras esa tarea no se asuma a cabalidad, con los recursos necesarios y con la voluntad real de las autoridadades por avanzar, seguirá resintiéndose la calidad de vida de los habitantes de la intercomuna.