SEC estudiará el Mercado para evitar una catástrofe

La Subsecretaría de Electricidad y Combustibles (SEC) desarrollará un estudio respecto del estado de las instalaciones del Mercado Techado de Chillán con el fin de comprobar que el recinto respete las normas chilenas.


El propósito no es otro que evitar que en el tradicional centro de abastos y que congrega a restaurantes que ofrecen comida típica se produzca algo similar a lo que ocurrió en Temuco recientemente o en Talca.


El alcalde Sergio Zarzar señaló ayer en sesión de Concejo Municipal que la SEC se haría cargo de desarrollar un informe acabado sobre el estado de las instalaciones eléctricas en el corto o mediano plazo lo cual debe ser coordinado entre las partes.


La iniciativa partió desde la propia entidad estatal y fue bien recepcionada por el municipio chillanejo que comprometió su apoyo a las acciones que deben ejecutar en el lugar profesionales del organismo fiscalizador.


Zarzar explicó que hasta ahora ha tenido contactos informales con aquella entidad, pero conversará con sus autoridades con el fin de acordar una reunión de trabajo entre ambas entidades.


Para la municipalidad reviste gran importancia el trabajo que pueda desarrollar la SEC toda vez que se asume que las instalaciones son precarias y requieren de modernización urgente del cableado y probablemente del sistema en general.


La concejala Nadia Kaik indicó que además en el Mercado Techado, que es un ícono de la ciudad, debiera ser estudiado el estado del sistema eléctrico de la Plazoleta Sargento Aldea, otro símbolo local. En este lugar, a diferencia del Mercado Techado, existen múltiples instalaciones, insumos y materiales que pueden fácilmente arder y consumirse en la medida que se produzca un incendio.


Por ello se espera que la SEC desarrolle un informe pormenorizado que posteriormente sea conocido por la municipalidad que debiera invertir recursos propios o de fuentes estatales para hacer las correciones que eviten accidentes.


En el caso del Mercado Techado existen planes parciales de reparaciones y mejoramientos, pero en el caso de la plazoleta la municipalidad tiene un plan integral de intervención que trató de aplicar en el pasado, pero que en parte no fue desarrollado por falta de recursos y además por la negativa de los propios locatarios.