Al abordaje del barco pirata que visita Chillán

Con el fantasma de seis puntos pérdidos en casa (tres empates) y la obligación de alzarse con la victoria en Chillán, Ñublense enfrenta esta tarde al peligroso cuadro de Coquimbo Unido. El cuadro de la Cuarta Región viene de golear la fecha pasada por 4 - 1 a Santiago Wanderers y en delantera posee una de las armas más letales del presente torneo: Rodrigo Holgado ha inflado ocho veces las redes en lo que va de la primera rueda. 

Por ello, tras el fallido 3-5-2 implementado en el empate ante Melipilla, Astorga decidió regresar a la línea de 4 en el fondo, con Opazo, Vargas, Pedreira y Andrade. Pero no es todo. Tras lo confirmado en el último entrenamiento, la oncena titular sufrirá dos modificaciones que podrían traducirse en mayor efectividad en la zona media y delantera. 

El volante argentino nacido en Mar del Plata, Matías Arrúa, reemplazará en la conducción a su compatriota Emanuel Croce, quien justamente le había quitado la titularidad hace algunas fechas.  En tanto, el atacante paraguayo Marcos Prieto dejará su lugar al sub-20 Karym Desfadur, quien acompañará a Varas y Silva en las variantes ofensivas. 

Contreras es inamovible en el arco, y la oncena roja se completaría con Pozo y Reyes.  Por su parte, el elenco pirata repetirá la fórmula con la que aplastó al cuadro de Valparaíso: Matías Cano en portería; Sebastián Galani, Washington Torres, Diego Carrasco, Francisco Ayala; Diego González, Mauricio Yedro, Marco Collao; Álvaro Delgado, Rodrigo Holgado y Kilian Delgado. 

Para ambas escuadras el partido es clave. De ganar Ñublense se acerca a la parte alta, pero de perder, Coquimbo le dará caza.