Chillanejo ha recorrido 52 países viajando en bicicleta

El 11 de junio de 2016 marca un antes y un después en la vida de Carlos Jeldres Venzano. Ese día y luego de soñarlo tanto, comenzó la travesía que por años le robó el sueño: recorrer el mundo. Pero su anhelo iba mucho más allá. Su idea era hacer algo distinto y por eso decidió emprender viaje junto a su bicicleta, que ha sido su fiel compañera durante estos dos años que lleva de camino.

Son 52 los países que ha visitado Carlos, abarcando América, Europa y Medio Oriente. Actualmente se encuentra en Egipto, preparando lo que será su paso por África, Asia y Oceanía, donde calcula que conocerá otros 80 países.

-¿Qué ha sido lo más complicado que has vivido hasta ahora durante tu viaje?

-Varias cosas me han pasado, desde robos, hasta el clima. La nieve que no me deja avanzar o el desierto que es muchísimo más duro de lo que pensé. Pero lo más complicado es el extrañar a personas, desde mi familia, que muero de ganas de volver a verla, hasta personas que voy conociendo en el camino que se meten en el corazón.

-¿Qué ha sido lo más positivo de tu viaje?

-¡Ufff, mil cosas! Pero si tuviera que elegir una, es el descubrir de primera persona que el mundo no es tan malo como lo pintan. Que el 99% de las personas son buenas y el recibir cariño en tantos lugares, en tantos países e idiomas. Suena bien cliché, pero si te contara cada una de la anécdotas que me han pasado en estos dos años, terminaría mañana.

-¿Cómo lo haces para costear tu viaje?

-Tengo un negocio por Internet e inversiones en Chile que me dan la libertad financiera para hacer esto.

-¿Cuándo pretendes regresar a Chile?

-Ahora recién estoy comenzado a cruzar África con la bici, calculo que lo haré en 9 meses. Me falta Asia, Oceanía y la Patagonia, hasta Chillán. Creo que serán otros 2 años, puede ser un poquito menos.

-¿Si te ofrecieran quedarte en algún país aceptarías? ¿En cuál?

-Sí, y sería México. Sin pensarlo dos veces. Por hospitalidad y cultura. A pesar que hay países, en particular los musulmanes, que tienen el mismo nivel de hospitalidad que los mexicanos, la diferencia cultural es una barrera grande para venirse a vivir por acá. 

-¿Qué cultura ha sido la que más te ha llamado la atención?

-La árabe. Nos dan clases en cuanto a hospitalidad y amabilidad. Siempre con una sonrisa. Sin ir más lejos, mediante publicaciones de gente que voy conociendo acá y que les cuento de mi historia, todos los días recibo unos cinco mensajes de palestinos o egipcios dándome ánimo, ofreciéndome pasar por sus ciudades y alojar en sus casas. Por otra parte, es heavy el ver que son sociedades súper conservadoras y machistas, un contraste súper grande con lo que viví en Europa.

Extenso camino

Cada una de sus experiencias Carlos las va plasmando en una bitácora online que es posible encontrar en www.cleteando.com. De acuerdo a la última actualización hecha por el chillanejo a su agenda virtual, hasta el 30 de marzo pasado había pedaleado 24.751 kilómetros en un total de 660 días.

El itinerario de viaje que previamente programó el aventurero y que publicó en su bitácora, indica que en junio próximo debería estar interno de lleno en África.
Luego de recorrer ese territorio, el destino de Carlos será visitar Asia y Oceanía el próximo año para luego enrumbar el camino hacia la Patagonia y finalmente llegar a su tierra natal el 2020.

Hoja de ruta

El pasado viernes el ciclista empezó a transitar por el “continente negro” que, según su sentir, es el que más le quita el sueño. En la última actualización de su itinerancia que realizó en su página personal de Facebook el viernes, Carlos detalla que la ruta a seguir será desde Egipto hacia el Sur hasta llegar a Sudáfrica. En todo este trayecto, el chillanejo tiene programado visitar entre 10 y 13 países. 

Para lograr recorrer esa cantidad de territorios, pretende cruzar el desierto del Sahara bordeando el río Nilo hasta introducirse en el África subsahariana, donde hará un checkpoint en el Kilimanjaro, rodeando el lago Victoria, para pedalear con rumbo sur al punto donde se junta el océano Índico con el Atlántico, en Sudáfrica.