Así será el reclutamiento de funcionarios para la región de Ñuble

Parece una anécdota, pero para la Delegación Presidencial para la instalación de la Región de Ñuble es una realidad. Todos los días llegan hasta su oficina, ubicada en calle Constitución, personas consultando por puestos de trabajo, en el contexto del nuevo territorio.

Ya cuentan con un buen nú- mero de currículum, y el delegado, Martín Arrau, anunció que durante mayo dispondrán de un funcionario(a) específico para apoyar el proceso de reclutamiento de personal.

Si bien esta repartición cumplirá un rol fundamental en la provisión de los cerca de 600 cargos que echarán a andar la región; son las mismas reparticiones (ministerios y direcciones de servicio) las que ejecutarán los procesos, los cuales podrán o no llevarse a cabo vía Servicio Civil, en el caso de los profesionales; y Alta Dirección Pública (ADP), en el de los directivos.

No se sabe aún qué porcentaje de estos cargos serán efectivamente concursados. Precisamente, el viernes pasado el delegado Arrau se reunió en Santiago con el subdirector de alta Dirección Pública del Servicio Civil, Basilios Peftouloglou.

“Fue una reunión muy provechosa la que tuvimos con el equipo directivo del Servicio Civil, la cual nos permitió planificar el proceso que se nos viene en Ñuble, de incorporar a toda la gente que formará parte del Gobierno Regional, Gobierno Interior y de los diferentes servicios".

Arrau agregó que "habrá distintos mecanismos de contratación; hay que crear perfiles de cargos, y partir con anticipación, casi cinco meses antes, nos permite llevar de buena manera este proceso y encontrar a los mejores funcionarios públicos para Ñuble”, recalcando además que son varias las reparticiones que influyen en el proceso.

“En muchos casos, se necesitan DFL de la Dirección de Presupuesto, por tanto, hoy los procesos clave están en la tramitación de los DFL en ese organismo; luego gestionar las firmas correspondientes, la toma de razón de Contraloría y finalmente, los concursos. Estamos tratando de agilizar cada una de las instancias. El Servicio Civil, por su parte, nos colaborará con los perfiles que se requieren”, manifestó.

Plazos y requisitos

De los 600 cargos que se requerirán para echar a andar el territorio a partir del 6 de septiembre, 60 (10%) serán directivos; 330 (55%) profe- sionales; 90 (15%) técnicos; 108 (18%) administrativos y 12 (2%) auxiliares. Estos corresponden a Gobierno Interior y Gobierno Regional, y a los Ministerios (seremías), con sus respectivos servicios. En total, son más de cien reparticiones que deberán partir, en una primera etapa, con una dotación mínima. 

La académica del Magíster en Política y Gobierno de la UdeC y politóloga, Jeanne Simon, advirtió que los plazos del Sistema de Alta Dirección Pública son exigentes, pero cree que en el caso de Ñuble, se alcanzarán a cumplir.

“De acuerdo a datos del Servicio Civil, el proceso de selección ADP tiene una duración aproximada de 80 días, y el proceso total (incluyendo llamado y nombramiento), es de casi 4 meses. Así, si salen los llamados a concurso antes del 15 de mayo, se podría contar con directivos elegidos por este sistema. Igual, creo, la decisión será en una primera instancia política. Seguramente el Gobierno nombrará a los directores para después llamar a concurso de ADP durante 2018 y 2019”, aseveró.

Respecto de las aprensiones en torno a si Ñuble cuenta o no con profesionales capacitados, y la posible llegada de funcionarios de otras regiones, la académica sostiene que “hay que pensar que hay muchos habitantes de Ñuble que no encontraron buenos trabajos acá, y viven en otros lugares. Quizás con las remuneraciones ofrecidas por ADP, volverán a su región. Al mismo tiempo, no hay que tener miedo a que lleguen personas de otras partes. Hay que preocuparse de designar personas que trabajarán y vivirán en la nueva región”.

Otro punto que preocupa a los habitantes locales que aspiran a alcanzar un cupo en la administración pública local, es no contar con experiencia.

“La experiencia en el sistema público es un plus, pero no es indispensable. Yo diría que es más importante la vocación pública, la probidad, y una apertura a la colaboración público- privada y a los desafíos del sector donde se trabajará”, planteó Jeanne Simon.

Otra preocupación es qué tanto influirá el “cuoteo político” en las designaciones.

“En la práctica, el sistema ADP ha privilegiado a los más técnicos entre los políticos, pero lo ideal es que sean los mejores. Me parece que Ñuble tiene la posibilidad de contratar a los mejores con un compromiso regional. El desarrollo territorial es un proceso que dura más que el periodo eleccionario. Yo sugiero buscar los mejores con capacidad colaborativa, sin considerar el cuoteo político”, dijo.