Recambio de estufas en Chillán tiene el menor impacto del país

Dos años de vigencia tiene el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de Chillán y Chillán Viejo, documento con el que el Gobierno pretende disminuir un 59% los elevados índices de contaminación por humo de leña que se produce durante la temporada otoño-invierno.

Para lograr aquel objetivo medioambiental el Ejecutivo consignó una serie de medidas restrictivas y de prevención ejecutables en una década, las cuales, pese a que han estado aplicándose tal como lo ordena el cuerpo legal, hasta el momento no han sido determinantes en la mitigación de la polución por material particulado fino (MP2,5), tóxico contenido en los desechos que emana la combustión de biomasa durante la calefacción domiciliaria, debido a su lenta implementación.

Las dos políticas en las que mayormente descansa el éxito del PDA son el recambio de calefactores y la aislación térmica de viviendas. Si bien cada una de esas medidas estructurales prometen 20.000 beneficios, la falta de recursos en la cartera, argumentada por el anterior jefe regional de Medio Ambiente, ha sido el mayor obstáculo del plan.

En deuda

Según se desprende de la información publicada a mediados del año pasado por la División de Calidad del Aire del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), la intercomuna de Ñuble era la segunda con menor cantidad de equipos de calefacción reemplazados en el contexto del programa de recambio, entre aquellas ciudades con PDA vigente desde el mismo día que el de nuestra zona.

No obstante, tomándose en cuenta el dinamismo en la aplicación de la medida en el segundo semestre del año 2017 por parte de las seremías de las regiones a las que pertenecen las Zonas Saturadas (cifras consignadas en las resoluciones de los concursos de postulación), Chillán-Chillán Viejo queda con el más bajo índice de recambio.

En Temuco-Padre Las Casas se han chatarrizado 7.380 equipos y es donde más se ha masificado la política ambiental, seguido de Coyhaique con 5.139 y Osorno que acumula 2.077. En tanto que Talca-Maule y Valdivia suman 1.831 y 1.072 aparatos respectivamente. La intercomuna ñublensina solo alcanzó un recambio de 895 estufas.

Excepto en Chillán-Chillán Viejo, donde solo se desarrolló uno, en las otras cinco comunas las seremías de Medio Ambiente ejecutaron dos concursos al programa de recambio el año 2017 y algunas como Temuco-Padre Las Casas recientemente abrieron su primer proceso del 2018, mientras que a nivel local aún no se ha dado marcha al programa.

Lentitud

El recientemente asumido jefe regional de la cartera en el Bío Bío, Mario Delannays, acepta que existe una marcada lentitud en la aplicación del PDA en la intercomuna, siendo el tema económico uno de los factores influyentes.

Delannays admite que cualquier iniciativa sin recursos, independientemente si son monetarios, humanos o de cualquier otra índole, complican porque dentro de la planificación, como se trata de la compra de insumos, sin duda que el tema económico es fundamental.

“Más que un dolor de cabeza lo que pasa acá es que hay un compromiso adquirido, un desafío, porque el tema ambiental es transversal, no obedece a colores políticos ni a políticas de Gobierno; nosotros tenemos que asegurar desde la Constitución de la República el derecho a un medio ambiente limpio y si estamos al debe en un compromiso que se adquirió, tenemos que hacernos cargo de eso”, expresa.

En ese contexto y con la finalidad de darle un mayor dinamismo a la medida, el funcionario de Gobierno adelantó que el presupuesto que manejará su despacho este año será más generoso que en otras oportunidades, lo que garantizaría impulsar el programa clave de prevención de la polución por la quema del popular combustible.

“La ejecución presupuestaria hasta hace un tiempo atrás fue baja, por lo que pasó de ser un tema importante a un tema urgente. El presupuesto ya lo tenemos; las cifras tenemos que afinarla en los próximos días, pero es una de las cosas de las que me voy a preocupar directamente de realizar prontamente”, precisa.

Respecto a la puesta en marcha este 2018 de la medida estructural que le compete a su cartera, el seremi aclara que el proceso está en curso actualmente y que, según sus cálculos, en un mes ya deberían conocer a la empresa que les proveerá los calefactores y así iniciar el llamado a postulaciones para el recambio.

El seremi descarta mencionar la cantidad de equipos de calefacción que se proyectan para este año en la intercomuna debido a que, recalca, aún no se define el dinero real con el que contará su despacho regional; no obstante, dijo confiar en que el PDA se verá fortalecido.