Contaminación: abril es el peor mes desde que el Purén inició medición

El peor mes de abril desde el año 2012, cuando se instaló la estación de medición de calidad del aire Purén, registra la intercomuna para material particulado fino (MP2,5).

Los registros del monitor que entrega información oficial en el marco del Plan de Descontaminación de Chillán-Chillán Viejo (PDA) evidencian que el mes que acaba de terminar exhibe la mayor cantidad de días sobre condición de Alerta (cinco, al igual que en 2012), la mayor cantidad de Preemergencias (tres en total) y el peor promedio diario de MP 2,5, con 142,5 el pasado viernes 29 de abril.

Números que llegan justo en el debut del PDA, que incorpora medidas restrictivas, aunque no prohibiciones, en los días de Preemergencia. En ellos, se pueden encender estufas a leña, pero solo se permite que a través de los cañones se emitan humos visibles por 15 minutos. Más que aquello, esa vivienda puede ser sancionada por la autoridad fiscalizadora, esto es la Seremi de Salud.

De esos días la intercomuna tuvo cuatro este mes, todos seguidos, el 27, 28, 29 y 30 de abril. En tanto, el 26 hubo alerta ambiental. De los cinco días, en solo los tres últimos el sistema predictivo fue capaz de anticipar la condición, no obstante las medidas restrictivas no fueron capaces de aminorar el humo en el ambiente.

De hecho para mañana la Intendencia Regional nuevamente, con información emanada de la Seremi de Medio Ambiente, anticipa una calidad de aire negativa, aunque menos que en días anteriores. Un nivel de Alerta vaticinó la autoridad, que implica restricciones.

Entre ellas la autoridad ambiental, entre las 18.00 y 06.00 hrs, solo permitirá humos visibles provenientes de viviendas durante un máximo de 15 minutos continuos, en la operación de calefactores y cocinas a leña. 

Además queda prohibido en la zona saturada, durante todo el día, el funcionamiento de calderas con una potencia térmica mayor a 75 kWt que presenten emisiones mayores a 50 mg/m3N de material particulado. 

También se prohibe el uso del fuego para la quema de rastrojos agrícolas y forestales  y de cualquier tipo de vegetación viva o muerta, en los terrenos agrícolas, forestales y ganaderos  de las comunas de Chillán y Chillán Viejo.

Y por último, se recomienda abstenerse de realizar actividad física.

Poco efecto en el largo plazo
Respecto de las declaraciones de Preemergencia de Chillán y otras ciudades que son zonas saturadas en el sur de Chile la semana pasada, el académico de la Universidad de Santiago, especialista en calidad y control de la contaminación del aire, Dr. Luis Díaz Robles, explicó que, a pesar de que el Ministerio del Medio Ambiente esté fomentando este tipo de medidas, “son tantas las casas que usan leña, que esas medidas probablemente generarán poco efecto en el corto plazo”.

El experto sostiene que para los sectores vulnerables del sur de Chile es prácticamente imposible dejar la leña por otro tipo de combustible. “El gas, la parafina y la electricidad son muy caros, y no pueden mantenerlos en el tiempo, sobre todo si hay temperaturas bajo cero. Entonces, el precio de la calefacción aumentaría enormemente para los hogares que no tienen un poder económico tan elevado”, enfatiza.

A pesar de que el especialista reconoce que estos reiterados episodios con altos niveles de polución ambiental se deben, en gran medida, al exagerado uso de la leña en hogares, “es difícil que la gente no se pueda calefaccionar con este combustible debido a los fríos intensos que ha habido en el sur de Chile”.

Respecto a los planes de descontaminación atmosférica, como el que tiene la intercomuna, sostiene que a pesar de que han sido aprobados y se están materializando, “tristemente, estamos pasando por un par de años económicos complejos, y eso genera que a veces escaseen los recursos necesarios para poder implementar las medidas que bajen los índices de polución”.

Díaz explica que por esta falta de recursos, no se han podido implementar medidas importantes como “la calefacción distrital por biomasa, la aislación térmica, los artefactos certificados y los pellets. Fomentar eso a veces cuesta, sobre todo cuando el Estado tiene que generar subsidios para poder ayudar a esas ciudades del sur del país”.

El experto recalca que la inversión para descontaminar ciudades, tanto pública como privada, “no solo se debe reflejar en Santiago, sino que también en regiones, principalmente, para comenzar a mejorar los sistemas de calefacción”.

Afirma que los altos niveles de contaminación ambiental no se pueden solucionar en lo inmediato y que, por tanto, “se requieren varios años para que esto se vaya resolviendo”.