Nuevas villas carecen de áreas verdes de calidad según estudio

El centro de Chillán es la zona que tiene los mejores espacios verdes.

Un acelerado crecimiento urbano producto de la construcción de conjuntos habitacionales ha tenido Chillán en los últimos años, sobre todo en los sectores suroriente y norponiente.

Zonas como Parque Lantaño y el camino a Las Mariposas son fieles testigos del notable desarrollo inmobiliario de la comuna, en donde se han ejecutado iniciativas arquitectónicas que permiten cubrir la alta demanda de propiedades de miles de familias. Sin embargo, también ha significado el aumento exponencial del parque automotriz en esos puntos y con ello la precarización de la conexión vial con el centro, especialmente en las llamadas horas peak.

Al impacto referido con el flujo vehicular se le suma el poco aporte de las constructoras en cuanto a la ornamentación con especies vegetales, en los lugares donde realizaron sus inversiones y ofrecer zonas de esparcimiento para las familias que adquirieron las viviendas, según se desprende de los resultados del estudio realizado por la ONG Sello a las áreas verdes de la ciudad.

De los 31 puntos que visitaron el grupo de profesionales del organismo chillanejo en sectores del norponiente y suroriente, con proyectos habitacionales nuevos y en pleno uso, en 23 de ellos el diagnóstico fue que los espacios verdes estaban poco o mal cuidados.

El grave estado de deterioro en la zona de Parque Lantaño se concentra en los proyectos aledaños con la Panamericana Sur, en donde Sello identificó siete áreas en nivel rojo (en pésimas condiciones, sin infraestructura ni especies vegetales), cuatro amarillas (con carencias o deficiencias en el equipamiento y mal cuidadas) y solo dos verdes (aptas para el uso y con buen mantenimiento). 

Mientras, que en camino a Las Mariposas se encontraron 12 áreas con calificativo amarillo y seis verdes.

“En la entrega de nuevos proyectos inmobiliarios hemos observado que si bien cumplen con la norma de espacios comunes por habitante, se plantean dos problemáticas. Por un lado el diseño de los parques ponen énfasis en espacios abiertos con escasa sombra y un mínimo destinado a prados; por otra, una vez terminado el proceso de venta, las áreas verdes entran en un rápido proceso de deterioro por falta de riego y mantención”, comentó Nelson Miranda, miembro de la ONG chillaneja.

Deterioro

La investigación del equipo multiprofesional conformado por seis personas (dos ingenieros en informática, una arquitecta, un profesor de básica, una ingeniera en administración de empresas,  y un enfermero), abarcó 320 distintos puntos de la comuna, en la que se incluyeron bandejones, microplazas, plazoletas y plazas mayores.

El análisis se efectuó los meses de enero y febrero pasado y la conclusión final a la que llegó el equipo de Sello es que, en términos porcentuales, se observa un importante deterioro.

Son 95 los espacios en estado de mantención amarilla (30%) y 39 en roja (12%), mientras que aquellos con acondicionamiento adecuado suman 185 (58%).
Nelson Miranda recalcó que, en comparación a los resultados del primer estudio del año pasado, esta vez se añadió al análisis 75 puntos adicionales, lo que ayudó a aumentar el déficit.

“Por una parte las áreas de color verde han bajado del 67% a un 58%, las que se encuentran con amarillo y las de color rojo subieron del 33% al 42%”, indicó.

Respecto a las causas de esta nueva realidad que presenta Chillán, el profesional explicó que al menos son tres las que responderían la agudización del deterioro.

“Al analizar las posibles causas de estos resultados identificamos a la expansión urbana, la cual trae nuevas áreas verdes que deberían ser mantenidas adecuadamente;  dificultades propias del proceso de licitación de mantención de áreas verdes y la intervención de Avenida Brasil, que es un importante pulmón verde de la ciudad. Si bien es un efecto propio de estos tipos de trabajo, queda por ver si la entrega de estas obras incluye una eficiente reposición de los bandejones intervenidos”, concluyó.

Responsabilidad

Las conclusiones también arrojaron que existe una realidad contrastante entre los sectores habitacionales de Chillán en cuanto a las condiciones en que se encuentran sus espacios públicos ornamentales. Mientras que el sector centro presenta los mejores estándares en equipamiento y mantención e igualmente el norte y sur tienen altos índices de áreas en condiciones favorables, el lado poniente y oriente cuenta con la más baja densidad.

Una de las conclusiones a las que llegó la ONG fue que los lugares donde más deprimidas estaban las áreas verdes eran en lugares con Juntas de Vecinos poco fuertes o estaban desorganizadas, lo que influía en el hecho de que no exista el compromiso por el cuidado.

El organismo sugirió fortalecer la labor de las bases sociales para que mejore su representación, más aún teniéndose en cuenta que la Municipalidad de Chillán busca con la licitación en curso aumentar la cantidad de superficie de áreas verdes que recibirán mantención.

Nelson Miranda aclaró que, durante el trabajo en terreno, las vecinas y vecinos les hicieron partícipe de lo importante que es para la comuna contar con parques urbanos, mencionando las alternativas de Parque Lantaño, Parque Schleyer y la ampliación del Parque Sarita Gajardo.