Autoridades bajan el nivel de tensión en el volcán Nevados de Chillán

El objetivo fue aclarar que la alerta no aplica para el sistema de protección civil que sigue en amarillo. El radio de exclusión de 10 kilómetros es hacia el noreste y no hacia Las Trancas.

“No estamos hablando hoy día de evacuación, es cierto que se pudieron haber producido algunas confusiones, pero es necesario que se entienda que no hay ninguna prohibición de venir”, dijo claramente el intendente Jorge Ulloa este sábado en Las Trancas luego de realizar una inspección aérea del Volcán Chillán el que cambió de alerta técnica de Amarilla a Naranja luego del análisis realizados por el Servicio Nacional de Geología y Minería, Sernageomin.

La presencia del jefe regional junto a autoridades locales y personal de la entidad estatal dependiente del Ministerio de Minería, fue interpretada como una señal para bajar la “ansiedad” en la población local y el temor entre turistas alarmados por la inminencia de una gran erupción, que hoy se maneja como una hipótesis más que como un hecho cierto e indudable.

Ulloa agregó este sábado que “lo que se ha hecho es una subida de alerta desde el punto de vista técnico, desde el punto de vista de la situación, pero desde la protección civil se mantiene la misma alerta; no se ha subido la alerta en protección civil; en protección civil la alerta es Amarilla, lo que significa tener activado todos los planes para una pronta evacuación en caso de ser necesario”.

Las aseveraciones de Ulloa llegan luego desde que desde la propia Gobernación Provincial se recomendara prudencia para acceder al centro invernal Termas de Chillán luego que Sernageomin decretara el cambio de lerta de Amarilla a Naranja.

“Lo que no buscamos para nada es impedir el normal desarrollo de la actividad de una industria determinada, en este caso la industria turística. Lo que ellos comparten con nosotros es que la seguridad de la vida humana está primero y por tanto lo que necesitamos es estar absolutamente activados en relación a eventuales planes de evacuación si llegaran a ser necesarios; hoy día no lo son, pero es necesario estar absolutamente preparados y esa es la razón por la cual estamos acá”, recalcó Ulloa.

Junto con ello la autoridad regional aclaró que el radio de exclusión de 10 kilómetros anunciado recientemente, no es un perímetro ni forma una circunferencia alrededor del cono volcánico, sino que corresponde a un área ubicada al noreste del domo en proceso eruptivo.

“En este sector suroeste (las Termas y Las Trancas), no hay radio de 10 kilómetros así de claro. Lo que hay aquí es un aumento en algo más de un kilómetro del radio de exclusión. Donde sí aumentó es del otro lado, por el lado noreste; ahí hay una ampliación del radio que llega incluso a los 10 kilómetros”, pues se estima que hacia ese sector se moverían los flujos de lava y material priroplástico.

Ulloa agregó que en la actualidad la zona de los grandes hoteles municipales como Nevados de Chillán, Alto Nevados o Gran Hotel de Somontur y complejos de edificios privados, ubicados en las faldas del volcán, están en la zona límite de exclusión definido para el lado suroeste.

La directora de Onemi Gilda Grandón destacó que efectivamente se decidió “elevar el nivel de alerta Amarilla a alerta Naranja; eso es cierto, es público y se ha publicado y difundido ampliamente. La alerta, desde el punto de vista de la protección civil se mantiene en Amarilla y eso significa que los planes de respuestas estén preparados y afinados constantemente”.

Mensaje de tranquilidad 
El jefe de la unidad de peligro volcánico de la red de vigilancia volcánica de Sernageomin, Felipe Flores, sostuvo, en tanto, que viajaron con la finalidad de dar mensajes de tranquilidad y sobre todo bajar el complejo lenguaje técnico a la comunidad.

El Servicio Nacional de Geología y Minería, plantea el profesional, espera que con la información entregada se “produzca una baja de la suposición. La falta de información y la distorsión de la información genera alertamiento innecesario”.

Flores recalca que “la alerta que se ha cambiado no es la de protección civil, sino que la alerta técnica. Se basa en parámetros cuantitativos físico que es el aumento que se ha detectado en la presión interna del domo de lava que se viene expresando desde diciembre del año pasado”.

Los cambios internos que están siendo monitoreados por una decenas de equipos, podrían derivar en varios escenarios siendo el más negativo una erupción con una columna de material de unos 10 a 15 kilómetros de altura. En este caso se podría ver afectada las Termas.

El experto nacional agrega que el proceso eruptivo podría adoptar “diversos escenarios. Puede evolucionar en días, semanas o meses con una actividad sostenida. En la historia reciente el Volcán Chillán ha tenido ciclos eruptivos que han durado muchos años”.

En todo caso reiteró que de producirse el peor escenario, la erupción no sería mayor a la del Chaitén o del Cordón Caulle. 

Pedro Garrido, jefe de la oficina de Gestión de Emergencias de la dirección nacional de Sernageomin, reiteró que en este caso existe “alarma innecesaria. La gente desde que se produjo la alarma pensó que había que evacuar altiro. La gente supone cosas que no son reales y por eso es que estamos con un grupo especializado para bajar la ansiedada e informar lo que hay que informar: el volcán está inestable y uno plantea escenarios y eso hay que transmitírselo a las personas”.

Empresarios
Desde los empresarios turísticos, Alejandro Oliva sostuvo que “este volcán siempre se ha comportado de  este forma y hay que aclarar que hay una emergencia técnica. Pero quiero dejar en claro que hemos sido perjudicados, pues nos daban casi por evacuados y mira el día que hay (despejado y sin pulsos evidentes) y eso lo dejó claro el intendente”.

El gerente de Nevados de Chillán, Manuel Dinamarca, sostuvo que “estas instancias sirven para generar y actualizar los protocolos de seguridad. Pero reitero que estamos funcionando normalmente”.

La gobernadora. Paola Becker. quien asumió la coordinación de las comunicaciones resaltó que “claramente existe una diferencia entre alarma y emergencia y estamos ante una alarma y no ante una emergencia”.

Agregó que nunca aconsejaron a las personas para que no subieran a las Termas, sino que sugirieron precaución permanente durante las visitas al sector montañoso.