Avanza catastro de inmuebles fiscales para instalar la región

Tres inmuebles fueron vendidos a particulares por parte de Cema Chile, en Chillán, San Carlos y Yungay. Son por lo tanto, irrecuperables. El delegado mantuvo en secreto la cantidad de inmuebles fiscales a recuperar.

Una de las inquietudes primordiales de quienes tienen la misión de establecer la nueva Región de Ñuble es la falta de infraestructura existente y capaz de albergar a los servicios públicos que exigirá esta nueva condición territorial.

Por tal razón el seremi de Bienes Nacionales, James Argo, instruyó a la brevedad un catastro en todo Ñuble para identificar todos aquellos inmuebles fiscales que o están en desuso o bien son utilizados por una cantidad de personal menor al que pueda albergar, de modo de reorganizar las reparticiones y comenzar a liberar las dependencias.

“Lo del catastro si bien es algo que se hace de manera constante, por lo que hay de hecho un equipo encargado de catastros, lo importante es que ahora se solicitó la realización de una revisión especial de algunos inmuebles que estarían en desuso o subutilizados por servicios que no son parte del Fisco”, explicó Argo a LA DISCUSIÓN.

El seremi espera reunirse con el delegado presidencial, Martín Arrau, para conocer los requerimientos que el Gobierno pide en cuanto a la infraestructura que ocuparán los servicios públicos.

Al respecto Arrau explicó que “no solamente hay patrimonio que está a cargo de Bienes Nacionales, que siguen siendo propiedad del Fisco, pero están siendo utilizados por servicios públicos que no corresponden, e incluso algunos que les fueron entregados en arriendo a particulares y todos ellos deberán ser devueltos antes de que se instale la región”.

La cantidad de inmuebles que deberían volver a manos del Fisco al parecer ya está establecida, sin embargo, Arrau advierte que “por el momento es un dato confidencial. Lo que sí le puedo decir es que en Ñuble hay 337 inmuebles que pertenecen al Fisco, y con la cantidad a recuperar, que es harta, la instalación de la Región de Ñuble, no debería tener problemas por temas de infraestructura”.

Pese a lo anterior, desde la Delegación Presidencial aclaran que varios de los inmuebles fiscales a recuperar presentarían ciertas deficiencias estructurales o higiénicas debido al descuido de los actuales usuarios, por el desuso o por los años del inmueble, por lo que muchos de ellos deberán ser restaurados para brindar las comodidades necesarias tanto para funcionarios como para usuarios.

Cema Chile
Aunque Argo y Martín Arrau optaron por mantener en reserva la cifra de inmuebles que se podrían recuperar, sí se anunció que a nivel de la Región del Bío Bío (a la que aún está anexada Ñuble) Cema Chile entregó de manera voluntaria algunas dependencias que  no eran de patrimonio fiscal.

Esto a modo de compensación, considerando que otras tres dependencias que les habían sido traspasada en la década de los 80 a la fundación fueron vendidas a particulares entre los últimos tres años.

Estas propiedades no tienen un origen fiscal, sino que “las habían recibido por otros medios, como donaciones de particulares, por ejemplo. De esos seis inmuebles, uno está en la Región de Ñuble, específicamente en Portezuelo y ahora queremos reunirnos con el delegado presidencial para las coordinaciones necesarias y poder dejarlo a disposición de los servicios públicos que haya que instalar”, aseveró.

Se trata de un inmueble ubicado en la calle O’Higgins, a la altura del 250, en la comuna de Portezuelo, pese a que la propiedad está formalmente inscrita en Quirihue.

Tiene 261,5 metros cuadrados y tiene un avalúo fiscal de $8.847.676 y un valor comercial cercano a los $25 millones.

Otras cinco propiedades que fueron donadas por Cema Chile al Fisco se encuentran en la Región del Bío Bío.

La historia de devoluciones de los bienes fiscales a los que la fundación, hasta hace algunos años presidida por Lucía Hiriart de Pinochet, al Fisco no ha sido sencilla.

Ha debido cruzar por una serie de procesos judiciales de los que Chillán no ha sido la excepción.

En mayo de 2016, la Municipalidad de Chillán demandó a la fundación por el no pago de arriendo desde septiembre de 2013 de un inmueble ubicado en el centro de la ciudad.

El monto que la fundación adeudaba por el local ubicado en la esquina de 18 de Septiembre con Gamero ascendía en ese entonces a los tres millones y medio de pesos.

El director jurídico (s) de la municipalidad, Pedro San Martín, explicó en la oportunidad  que “en el año 2002, la Municipalidad le dio en arriendo una propiedad. En el mes de junio del año 2013 le informamos nuestra intención de ponerle término al contrato y ellos dejaron de pagar las rentas y hemos interpuesto una demanda pidiendo la restitución del inmueble y que nos paguen las rentas adeudadas”.

En agosto de ese mismo año, quien fuera seremi de Bienes Nacionales, Víctor Osorio, aseguró que Cema devolvió el inmueble ubicado en calle 18 de Septiembre 198, sin embargo se revelaría posteriormente que lejos de “devolverlo”, se desprendieron de esa casa esquina al vendérselo a la Municipalidad de Chillán.

El mismo destino tuvieron las propiedades de Cema en San Carlos y Yungay.

En la primera, la sede estaba ubicada en calle Maipú Nº 777-748. El registro de Bienes Nacionales certifica que esta se adquirió mediante una  transferencia gratuita por parte del propio ministerio, específicamente el 8 de octubre de 1986.

Cema vendió esta propiedad a particulares.

En el caso del bien raíz ubicado en la ciudad de Yungay, en calle Ángeles, al llegar a Angamos, Nº 315, fue cedida a la fundación Hiriart, en el año 1983,  por parte de la municipalidad local, no obstante durante el año 2001 fue vendida por $4.200.000, también a particulares, por lo, como la de San Carlos, no son posibles de recuperar para el Fisco.

Actualmente, el Gobierno no ha logrado coordinar la devolución del total de bienes fiscales traspasados a Cema en todo el país, protocolo que ha fracasado y se ha pospuesto en tres oportunidades y se estima que el valor total de estos montos es de $80 mil millones.