Huertos verticales permiten mejorar espacios urbanos

La explosión demográfica en sectores como Quillón ha llevado a la concreción de conjuntos habitacionales que logren dar vivienda a los nuevos habitantes del Valle del Sol. Sin embargo, a medida que el concreto va ganando terreno, son las áreas verdes las que se ven afectadas y reducen en su tamaño y cantidad, algo que a la larga puede traer consecuencias nefastas. De esto están conscientes en la Municipalidad de Quillón y en su Oficina de Desarrollo Económico Local (ODEL) desarrollaron un proyecto de fomento de masas verdes en los espacios urbanos de la comuna.

“Desarrollamos este proyecto precisamente para aumentar la cantidad de áreas verdes en lugares que tienen patios pequeños y así poder aprovechar la superficie de mejor forma. Así, con estos huertos verticales es mucho más beneficioso y entretenido producir distintas especies. Lo bueno de esto es que aumenta la producción, es más fácil para las personas poder cosechar y además, tenemos más cantidad de plantas en una menor superficie” indicó Regina Merino, encargada de Desarrollo Agrícola de la municipalidad.

Una veintena de huertos urbanos o verticales han sido instalados en diversos puntos de la comuna, dispuestos para amantes de la naturaleza y el cultivo. Ela Valenzuela es una de las beneficiadas que ha aprovechado al máximo el innovador sistema de huertos, incluyendo especies culinarias, medicinales y ornamentales.

“Este proyecto fue fabuloso. Para nosotros sin duda fue una novedad, porque nunca habíamos visto este tipo de huertos. Es muy beneficioso y nos obliga a cuidar las plantas, poder disfrutarlas como adornos, para la cocina y otras cosas. Y lo mejor de todo es que están a la mano”, destacó.

A diferencia de los huertos horizontales, los verticales tienen múltiples beneficios. Uno de los más importantes es el ahorro que permite en su sistema de riego, ya que este es por goteo y automatizado.

“Para mí esto es el futuro de la agricultura en sí. Aquí en el campo ya la escasez de agua se está volviendo muy grave y nos vemos en la obligación de poder regar a goteo y en lugares chicos, porque todo se seca, sobre todo en verano. Esto es una ayuda inmensa, de poder en poco espacio sacar mucha producción”, explicó Roberto Steger, el único beneficiario que implementó el sistema en zona rural.