“Bolivia se ha planteado como víctima”

Su estadía en Bruselas,  mientras realizaba un doctorado con mención en relaciones internacionales en la Universidad Católica de Lovaina, permitió a la abogada chillaneja, Paulina Astroza, asistir a tres de las cinco instancias en que Chile se ha presentado en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) en Holanda. 

Actualmente, Astroza, quien cursó su escolaridad en el colegio La Purísima y Padre Hurtado, se desempeña como docente de derecho internacional en la Universidad de Concepción y es miembro del comité asesor de cancillería por la demanda de Bolivia. 

Luego de terminar los alegatos de ambas partes, la abogada, quien por petición del ministerio de Relaciones Exteriores tiene como función “difundir y explicar a la gente a través de los medios de comunicación cuáles son las etapas y argumentos de Chile y de Bolivia”, analiza los sustentos de ambas posiciones. 

-¿Qué está en juego en estos alegatos en La Haya?

-Lo que está en juego es que la Corte en el peor de los casos pudiera ordenarnos a sentarnos a la mesa a negociar con Bolivia una salida soberana al mar, teniendo claro que ya la Corte dijo que en ese caso, no nos van a decir a qué resultado tenemos que llegar en la negociación, eso va a depender de la voluntad de las partes. Si pese a hacer todos los esfuerzos por llegar a un acuerdo, no llegan, se da por cumplida la obligación. 

-¿Cuál sería el mejor escenario?

-El mejor escenario es que la Corte estime que no hay ninguna obligación por parte de Chile o que ya la cumplió y ella -la CIJ- no tendría que pronunciarse al respecto. 

-¿Cuáles son los argumentos en que se basó Bolivia para convencer a los jueces?

-Los argumentos que ha ido utilizando Bolivia son bastante contradictorios. Dicen que desde hace mucho tiempo, a través de varios eventos, Chile habría adquirido una obligación jurídica desde el punto de vista del derecho internacional para sentarse a negociar con ellos la salida soberana al mar. Por lo tanto, le ha dicho a la Corte que así lo declare, y nos obligue a negociar de buena fe. 

-¿Cuánto puede influir en la decisión de los jueces el lobby que ha hecho Evo Morales durante el último año?

-Nada. Desde el punto de vista jurídico todo ese tipo de estrategia comunicacional dice relación con asuntos de política interna de Bolivia. Evo Morales se quiere reelegir por un nuevo mandato, hubo un referéndum que le dijo que no, y sin embargo, él está en campaña. Desde el punto de vista comunicacional internacional, es evidente que quiere tratar que el resto de los países sientan que nosotros estamos cometiendo una injusticia con Bolivia.  Pero en el análisis de la Corte tiene poca influencia ese tipo de lobby. Eso de que haya una bandera gigante, que se junte con otros mandatarios, poco influye. 

-¿Hay alguna posibilidad de que el fallo sea favorable a Bolivia?

-A mí no me gusta hablar de probabilidades. Lo que hay que tener claro es que los equipos jurídicos de ambas partes representan a Estados en otros casos, por lo tanto son lo mejor que hay a nivel internacional y cada uno sabe hacer su trabajo. 

-¿Cuáles son los principales argumentos de Chile para rebatir la posición de Bolivia?

-El argumento principal de Chile es que no hay obligación de negociar y que ninguno de los eventos -de negociación- que ellos han presentado, han existido. Además, Chile dice que en caso de que la Corte crea que existe esta obligación, ya la habría cumplido, sobre todo en el caso de Charaña, el año 1978, que implicaba un canje territorial en el que Bolivia nos diera una parte de territorio a cambio del corredor, y Bolivia no quiso. También fallaron las negociaciones porque como se trataba de un corredor en la frontera con Perú, según el protocolo del Tratado de 1929 de límites, no podemos ceder a un tercero territorio que antes fue peruano sin el consentimiento de Perú. 

-¿Qué importancia tiene el tratado de 1904? 

-Ese tratado es muy importante porque fija las fronteras entre ambos países. Bolivia no solamente quiere una obligación de negociar, sino que la Corte nos diga que le tenemos que dar territorio. Eso significa modificar el tratado de 1904, y para modificarlo debe ser de común acuerdo, no porque la Corte lo determine. Chile dice, el Tratado de 1904 está en vigencia y  fue celebrado de común acuerdo. Bolivia renunció a su acceso soberano al mar. Chile pagó una compensación y se comprometió a la construcción del ferrocarril Arica-La Paz, y darle libre acceso al mar a perpetuidad. Eso Chile lo está haciendo y cuesta dinero anualmente.

-¿Tiene razón el Presidente cuando dice que los argumentos de Bolivia son “emocionales”? 

-Lo que Bolivia ha hecho en la presentación es plantearse en una situación de víctima en que producto de este tratado es que están en una situación de enclaustramiento, lo que no es verdad, porque tienen acceso al mar, aunque no es soberano.