Comienzan gestiones para que Chillán disponga de una óptica popular

Mientras la Municipalidad de Chillán aún no puede implementar su farmacia popular, surge la inquietud de crear una óptica que permita a la comunidad acceder a lentes a bajo costo, para tratar una serie de patologías visuales.


En estos momentos los sectores de más escasos recursos acceden a través de la Unidad de Atención Primaria de Oftalmología (UAPO) presentes en consultorios municipales a soluciones integrales para sus problemas oculares en el corto plazo.


No obstante la idea es que la comunidad en general, en especial la clase media, acceda a atención especializada y confección de lentes,  tal como ocurre ahora en Recoleta, que abrió una óptica con precios un 80% inferiores a aquellos que manejan las empresas del rubro en manos de particulares y grandes cadenas.


Para abordar este tema fue desarrollada hoy en la sala de Concejo una reunión de la Comisión Salud del Concejo Municipal, a la que concurrieron ediles de la ciudad, la jefa de la atención primaria municipal Ximena Meyer y representantes de la delegación local del Servicio de Salud.


El presidente de la comisión, el socialista Carlos Hernández, comentó que “la iniciativa comienza a ser debatida toda vez que puede generar efectos positivos en la comunidad, a la luz de lo que se ha conocido en Recoleta luego de que esta comuna abriera una óptica popular, la primera de su tipo en el país”.


En el caso de Chillán, precisó Hernández, la óptica estaría abierta a los habitantes de la capital provincial y eventualmente a personas de otras zonas de la provincia que no cuentan con locales para el expendio de recetas oftalmológicas.


Lo que se debe determinar en el futuro es el tipo de servicio que se pretende implementar, pues la municipalidad puede abrir un local que solo expenda lentes a partir de recetas, o bien instalar una óptica propiamente tal, para lo cual requeriría de un oftalmólogo que atendiera a pacientes y participara en la confección de aparatos ópticos.


Este última opción contaría con apoyo incluso de la Seremi de Salud,  pues permitiría limitar las campañas oftalmológicas que se desarrollan informalmente en la ciudad y que por falta de fiscalización se desconoce la calidad de los servicios a los que acceden los vecinos y la idoneidad y capacidad de las personas que los atienden.


FARMACIA: comienzos de junio
Respecto de la farmacia popular o asistencial, como es el nombre con el que son conocidos los establecimientos de este tipo, la directora de Salud Ximena Meyer comentó  que la de Chillán podría abrir sus puertas a fines de mayo o comienzos de junio.


La municipalidad ya definió el lugar en que funcionará, el Centro Comunal de Salud Mental, ubicado en Libertad, entre Independencia y Yerbas Buenas, y a principios de mayo contratará a la químico farmacéutico a cargo del local. En paralelo la municipalidad contrató a una empresa que en 20 días debe remodelar las instalaciones.


La Seremi de Salud será la encargada de fiscalizar que el futuro centro de expendio de medicamentos a bajo costo cumpla con todos los requisitos sanitarios.