"Si no ganamos en Rusia van a decir más barbaridades de nosotros"

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia Uno

El jugador del FC Barcelona y capitán de la selección de Argentina, Lionel Messi, reconoció que tras haber perdido tres finales con la 'albiceleste', dos con Chile en Copa América y ante Alemania en un Mundial, no les queda "otra que ganar" el Mundial en Rusia para evitar que se puedan decir más "barbaridades" sobre el equipo, aunque recuerda que "el fútbol está lleno de sorpresas y no siempre gana el mejor". 

"Se dijeron muchas cosas y barbaridades de nosotros, pensamos que si no somos campeones (en Rusia) se va a venir mucho más todavía y no nos va a quedar otra que ganar. Es lo que van a pedir, que ganemos. Ojalá que nos vaya espectacular y podamos disfrutar de la selección y del Mundial", manifestó Messi en 'La Cornisa' de América TV. 

El azulgrana cree que el actual grupo ha tenido que escuchar demasiadas críticas y que no se da valor a haber llegado a tres finales. "Lo que sentimos toda esta camada que venimos jugando el último tiempo es un poco lo que nos hizo sentir la gente, parece ser que el haber llegado a tres finales no sirve de nada", lamentó. 

"Dependemos de los resultados lamentablemente, por eso este es el pensamiento de todo este grupo que no pudo ganar ninguna de las tres finales", reiteró en este sentido el '10', que reconoció haber llorado "muchas veces" y sobre todo después de perder la final de 2014 contra Alemania por 1-0 en la prórroga. 

El '10' sigue, así, con el "sueño de siempre" de poder jugar la final y poder levantar la Copa Jules Rimet. "Cada vez que llega un Mundial se hace más fuerte. Por eso el llanto de 2014. Sabemos lo difícil que es ganar un Mundial y quedar tan cerca fue muy doloroso. Estuvimos muy cerca de conseguir ese sueño que fue duro", recordó. 

"Noto las ganas de la gente de que seamos campeones y de que a mí se me dé, pero intento vivir el día a día y no quemar etapas. Me mantengo al margen de lo que se dice del Mundial y de todo lo deportivo", se sinceró el crack argentino. 

Además, siendo padre de tres hijos ha aprendido a no darle más importancia de la necesaria al fútbol aunque, eso sí, lamenta "hasta empatar" porque quiere ganar. "Hay cosas mucho más importantes que un resultado. Al final es un juego en donde todos queremos ganar y ser campeones. El fútbol está lleno de sorpresas y no siempre gana el mejor. Aprendí a convivir con que no siempre se puede ganar", manifestó. 

Por otro lado, Messi subrayó que ha madurado como futbolista al aceptar que, en sus inicios, era más individualista que ahora. "Uno va aprendiendo. Antes cogía la pelota y hacía mi jugada, intentaba hacerla. Hoy intento hacer jugar más al equipo, que pase la pelota más por mí", comentó el de Rosario, ciudad a la que algún día le gustaría volver.