Retoman vieja promesa de una nueva cárcel en Ñuble

Han pasado ya más de diez años desde que se planteara la erradicación de la cárcel de Chillán desde el centro, pero ella se ha mantenido prácticamente inexpugnable. 

Ni siquiera el terremoto del 2010 con sus efectos adversos sobre la estructura, pudieron lograr lo que la comunidad viene exigiendo desde el siglo pasado, como es sacar el recinto y construir uno nuevo y más moderno en un lugar que no ha sido definido.

Las nuevas autoridades regionales, parlamentarios electos y comunales, adelantaron que retomarán las conversaciones con personeros de alto nivel de la administración nacional para reactivar la iniciativa.

Lo que se busca con un nuevo penal es brindar mejores condiciones de vida a gendarmes y la población penal, reducir el hacinamiento y sobredotación del recinto que tiene una cantidad de reos mayor a su capacidad original.

Tanto el intendente del Bío Bío Jorge Ulloa como la gobernadora de Ñuble, Paola Becker; el delegado de la Región de Ñuble, Martín Arrau; el alcalde Sergio Zarzar y parlamentarios, manifestaron los pasos que darán en el corto plazo para conseguir el objetivo.

El intendente planteó que “tengo claro que la cárcel es de antiquísima data y está ubicada en pleno centro de Chillán y también sé lo que ocurrió para el terremoto y por lo tanto entiendo la inquietud legítima de la ciudadanía. Sí, voy a pedir antecedentes”.

La autoridad reconoce además que uno de los motivos para que el proyecto no se haya concretado es que “siempre hay dificultades para la instalación de un recinto de esta naturaleza; todo el mundo quiere cárceles, pero nadie quiere recibirlas cerca”.

Pero agrega que “a mí me parece que el clamor de la gente de Chillán es legítimo y por lo tanto voy a poner mi esfuerzo para que este tema se encamine”. Agrega que un actor clave en este proceso es el futuro seremi de Justicia.

En tanto, el delegado Presidencial de la Región, Martín Arrau, adelantó que mañana lunes 19 de marzo tiene contemplada una reunión con autoridades del Ministerio de Justicia donde “uno de los temas priorizados, además de los temas de instalación de la región es el del retiro de la cárcel”.

El diputado electo, Gustavo Sanhueza, adelantó que solicitó una reunión con el ministro de Justicia, Hernán Larraín, con el fin de plantearle “el poder construir lo más pronto la cárcel de Ñuble”.

Agregó que además sostendrá reuniones con el nuevo seremi del ramo y otras autoridades de la Región de Ñuble y activará los mecanismo internos de la Cámara de Diputados para avanzar en la materia.

La gobernadora Paola Becker destacó que el tema figura como prioridad entre sus actividades como máxima autoridad de la provincia y fue abordada en una reunión que sostuvo con personeros de Gendaremería.

“Este es un tema recurrente y necesario y ad portas de que Ñuble sea región ésta dejará de ser una cárcel provincial. Ya hemos hablado con el alcaide local y analizamos este tema. En términos generales hablamos de la infraestructura carcelaria y veo que necesitamos una cárcel con nuevo estándar”.

El alcalde Sergio Zarzar dijo que el miércoles 21 conversará con el ministro Hernán Larraín y el tema principal “por supuesto es es el de la cárcel de Chillán, que es un tema pendiente y que no puede esperar mucho más”.

Zarzar agrega que “es impresentable que en una ciudad como esta que requiere de desarrollo y espacio tengamos una cárcel obstruyendo espacios urbanos. Y por tranquilidad, comunidad y seguridad es necesario que reos tengan mejores condiciones, que gendarme hagan sus labores de manera más óptimas y que el proceso judicial involucrado sea mucho más adecuado”.