En mayo el municipio licita atrasado Plan de Desarrollo Comunal

A mediados de mayo próximo la Municipalidad de Chillán podría licitar el estudio para renovar el Plan de Desarrollo Comunal, Pladeco, lo cual hace prácticamente imposible que el documento final pueda estar listo antes de que termine este año, dados los plazos que tiene la ejecución de ese tipo de instrumento de planificación.


En la actualidad la ciudad dispone de un Pladeco, pero corresponde al que estuvo en vigencia entre el año 2011 y 2015, que tuvo que ser prorrogado hasta fines de 2016 dada  justamente la falta de un documento de recambio que genere las bases del desarrollo local para los próximos cinco años.


Este miércoles el jefe de Control del Gobierno Regional, Rodrigo Daroch, informó que luego de que esa entidad aprobara 51 millones de pesos para que Chillán ejecutara una nueva carta de navegación, el convenio de traspaso de fondos fue enviado a Contraloría para su toma de razón.


En estos momentos, indicó el profesional, la entidad fiscalizadora se encuentra analizando el documento y una vez que concluya su estudio lo enviará al GORE, que a su vez deberá transferirlo a la Municipalidad de Chillán para que ésta llame a licitación.


Daroch pantea que la Contraloría puede tardar como máximo 45 días en darle la aprobación al convenio, por lo que la corporación edilicia estaría en condiciones de licitar el nuevo Pladeco a mediados de mayo próximo o a fines de ese mes.


Participación ciudadana
Tras una demora de más de un año, la municipalidad chillaneja estaría en condiciones de concretar en una tarea “en la que ciertamente está retrasada”, apuntó por su parte el concejal radical Juan López Cruz

.
Manifestó que  lamentan “que la municipalidad se haya demorado tanto en iniciar el estudio del plan de desarrollo para la ciudad, pues el actual está obsoleto y no responde a las necesidades actuales y futuras de la urbe”.


El concejal comunista Víctor Sepúlveda Barra, en tanto, sostuvo que dada la cercanía de las elecciones,  quizás hubiera que analizar la alternativa de posponer el estudio hasta después de los comicios municipales,  con el fin que no fuera usado como “un elemento de campaña”.


Agregó que “el Pladeco requiere de mucha participación ciudadana y en este sentido las reuniones que serán convocadas puede estar teñidas de acciones propias de la municipalidad para captar adhesión ciudadana, influyendo en el electorado”.


Sepúlveda precisó que hasta ahora la municipalidad no ha entregado al Concejo un análisis pormenorizado del estado del Pladeco actual, como tampoco “un estudio verídico de su cumplimiento”. Esto pese a que el año pasado se entregó un informe emanado desde Secpla, que el edil considera como “irreal”, pues según opinó “entregaba información errónea y daba cuenta de avances que no se habrían producido”.


Ante ello aseguró que se deben entregar antecedentes que permitan verificar el grado de cumplimiento de las promesas alcaldicias y además cuáles son los planes y proyectos que serán traspasados al nuevo Pladeco.


Se suma a ello, comentó, que la municipalidad debe comenzar a definir proyectos ambiciosos para la ciudad, considerando que en el futuro Chillán debiera ser la capital de la Región de Ñuble.


El actual Pladeco fue desarrollado por la empresa consultora Bakovic y Balic, entregado en octubre de 2011 y tuvo un costo de 15 millones de pesos. A través de ese informe se definieron 12 lineamientos o ejes de desarrollo, además de planes, programas y una larga lista de proyectos.


El instrumento de desarrollo tiene aún muchas iniciativas por ejecutar, por lo cual deberían ser parte de la nueva carta de navegación que la ciudad debe tener desde enero de 2017 hasta el año 2021, pues los pladecos tienen una duración de cinco años.